Campesinos dicen ser engañados por Gobierno

Ejidatarios de Aramberri dicen que no han recibido las escrituras que los acredite como dueños de naves de siembra en un programa aplicado hace varios años por el Estado y la Federación.

Monterrey

En el año 2007, don Juan Cruz firmó un acuerdo en el que se hizo socio de un ambicioso proyecto del Gobierno del Estado y de la Federación llamado Tecno Parques. Y en el ejido de Sandia, en el municipio de Aramberri, comenzó con la siembra y cultivo de tomate para ser enviado al extranjero.

El acuerdo era que cada uno de los 112 agricultores recibiría un préstamo a cinco años por parte del Fideicomiso Instituido en Relación a la Agricultura (FIRA) del Banco de México, y la Sagarpa apoyaría con la tecnología y la construcción de las naves de siembra para cultivar, mientras que el Gobierno del Estado aportaría otra parte de la inversión requerida.

El problema es que han pasado ya siete años de la firma de este convenio y los agricultores no sólo no han recibido las escrituras que los acredite como dueños de las naves, sino que además el Gobierno del Estado y el Banco de México les informa que todavía tienen una deuda de siete millones de pesos.

Molestos y con más dudas que explicaciones, los agricultores acudieron este lunes al Congreso del Estado en busca de apoyo por parte de los diputados locales, a quienes mostraron papelería que la Sagarpa y el Gobierno de Nuevo León les ha entregado, en ocasiones sin estar fechada y sin logotipos, firmas o slogans de alguna dependencia, sólo hojas con información sin acreditar la autoridad que la emite.

Esto ha ocasionado incertidumbre entre los afectados, quienes además, argumentan que en varios años no recibieron utilidades por la producción de tomate, como se les había prometido que sucedería.

“Muchas de las personas se callaban porque nos decían que no anduviéramos de ‘grilleros’, y otros que sí hablaron los corrieron del Tecno Parque, pero ya pasó 2012, 2013, pues ya nos cansamos, y pues ya toda la gente estuvimos de acuerdo en que haya transparencia, porque en ningún momento hemos visto un solo papel que nos diga: ‘Esto es real, éstos son tus gastos’, solamente nos dan papelitos que no nos dicen nada.

“Ellos mismos bajan el préstamo a nombre de nosotros, pero ellos se quedan con el dinero y al final de cuentas no recibimos nada y sí nos muestran puras deudas”, dijo Juan Cruz Bustamante.

Los diputados locales de la Comisión de Fomento al Campo, Fernando Galindo, del PRI; Eduardo Arguijo, del PRD; e Imelda Alejandro, del PAN, llegaron a un consenso con los afectados para en los próximos días llevar a cabo una mesa de trabajo con todas las partes involucradas.

Entre las solicitudes de los agricultores están el cambio de administrador, una explicación a fondo de por qué aparecen en deuda aún y una auditoría externa al proyecto.

En total son 700 los trabajadores afectados en el Tecno Parque de Aramberri, sin embargo podrían ser más, pues se estima que esta misma situación se esté viviendo en el Tecno Parque de Galeana, donde están en vías de cumplir los cinco años del contrato.