Mujeres de 'Temaca' paralizan extracciones de arena en río

Mientras en Los Altos bloquean, en Guadalajara, la Conagua es importunada unas horas por manifestantes.
Mujeres de Temacapulín bloquearon el paso a camiones materialistas que extraían de forma intensa arena y material geológico del lecho del río Verde
Mujeres de Temacapulín bloquearon el paso a camiones materialistas que extraían de forma intensa arena y material geológico del lecho del río Verde (Cortesía)

Guadalajara

Las disputas por el agua y por su calidad vivieron ayer una jornada movida en Jalisco. En el primer caso, una veintena de mujeres de Temacapulín bloquearon el paso a camiones materialistas que extraían de forma intensa arena y material geológico del lecho del río Verde, con autorización de la Comisión Nacional del Agua (Conagua). En el segundo, el escenario fueron las propias oficinas de la Conagua en Guadalajara, donde habitantes de El Salto y Poncitlán reclamaron la violación de su derecho a la salud por las aguas contaminadas que han provocado enfermedades en diversos pueblos de la zona.

"La gente se molestó mucho porque de unos días a la fecha, se ha intensificado la extracción de arena y grava; todo el día transitan camiones materialistas y pasan por las calles de la comunidad, fracturan el piso, llenan de pozos y desplazan el empedrado, además de la contaminación y la vibración constante, y eso hartó a la gente", dijo el abogado de la comunidad, Guadalupe Espinoza Sauceda.

Por ello, la regidora Caty Mejía Alvarado, del Ayuntamiento de Cañadas de Obregón, dirigió la resistencia pacífica de las mujeres del poblado alteño, lo que impidió el acceso o la salida de los vehículos.

El contexto para los habitantes se lee en la ofensiva del gobierno de Jalisco y de la propia Conagua para empujar la terminación de la presa El Zapotillo a 105 metros, cuando la obra se quedó detenida en 80 m por orden judicial. En julio de 2017, el gobernador del estado, Aristóteles Sandoval, cambio su decisión de "no inundar Temaca" que había sostenido por cuatro años. Esto ha generado que los habitantes de Temacapulín estén en guardia contra cualquier acción que consideran no sólo a favor de hacer la presa, sino de degradar el estado de su comunidad a pretexto de que tendía los días contados, añadió Espinoza Sauceda.

En Guadalajara, la protesta contra la mala calidad del agua se ha hecho frecuente: se trata de una representación de habitantes de las comunidades de Agua Caliente, San Pedro Itzicán, El Salto, Juanacatlán, entre Chapala y el sureste de la metrópolis, y al norte de la ciudad, San Esteban e Ixcatán. Todos afectados por diversas fuentes de contaminación, en lo que responsabilizan a omisiones de la Conagua como origen del problema, en perjuicio de decenas de personas enfermas.

SRN