No hay consenso en sustituir calandrias

El gremio de calandrieros está dividido entre quienes dicen estar convencidos de que es necesario prescindir de caballos y utilizar vehículos motorizados y quienes desean continuar con carruajes ...
La semana pasada se hizo el chequeo a caballos y se encontraron en “excelentes condiciones”
La semana pasada se hizo el chequeo a caballos y se encontraron en “excelentes condiciones” (Enrique Vázquez)

Guadalajara

Frente a la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, sobre avenida Hidalgo o afuera del Mercado Libertad, decenas de calandrias continúan ofertando sus recorridos a turistas.

La pasividad y holgura que proyectan los cocheros mientras llegan turistas a solicitarles sus servicios no refleja la tensión que se vive al interior como gremio. Por un lado hay quienes piensan que debe evitarse el uso de caballos y proponen sustituir lo que ha sido hasta hoy el sistema más antiguo de transporte de Guadalajara por carruajes motorizados y por otro están quienes creen que deben buscarse las medidas para mejorar las condiciones de los animales, replantear las rutas y continuar utilizando caballos. Se trata de dos visiones que desde hace unos meses han dividido la opinión pública y en los últimos días, la polémica ha tomado revuelo a partir del pronunciamiento que hicieron algunos regidores tapatíos, quienes dicen rechazar la sustitución de calandrias originales por vehículos motorizados con diesel.

En la perspectiva de Pedro Aguilar, secretario general de la Unión de Conductores de Carruajes de Alquiler, la comunicación del gremio que representa con las actuales autoridades del Ayuntamiento de Guadalajara "es perfecta. Este proyecto de sustituir las calandrias por vehículos motorizados se puso sobre la mesa, estudiamos el proyecto junto con las asociaciones protectoras de animales, y nosotros como calandrieros y llegamos a un punto de acuerdo de transformarnos. Ya se han hecho los prototipos y las autoridades municipales están viendo la manera de financiarlos, que sea dinero privado y que a nosotros no nos cueste".

Aguilar aseguró: "Estamos en disposición de adaptarnos a las nuevas condiciones que requiera la ciudad. La situación se debe a que la misma ciudadanía ya trae otra mentalidad. Ven un caballo pegado a una calandria y creen que es maltrato animal, es una situación de evaluación, de adaptación y como todas las reglas de la naturaleza si no te adaptas te extingues. Todos los compañeros de la unión tomamos esta decisión. No hay nada en concreto, no hemos firmado nada, queremos seguir trabajando y mantener a nuestras familias".

En tanto eso pasa, Aguilar reconoce que los caballos se revisan periódicamente por parte del médico veterinario Rubén Anguiano Estrella, y que en la última revisión hecha se pudo constatar que los 110 caballos que se utilizan en cerca de 55 calandrias están en perfectas condiciones".

De manera contraria a lo declarado por Aguilar, el cochero Ignacio Aceves, ex secretario de acuerdos de dicha Unión de Conductores de Carruajes de Alquiler comenta que "para ser cochero debe tenerse vocación, no a todos les puede gustar el oficio, ni pueden desarrollarlo, quien sabe de oficios, sabe de lo que hablo. No se puede concebir un cochero sin caballo. Del gremio no todos estamos de acuerdo con que las calandrias se sustituyan por carros motorizados. Pero se nos amenazó, a mí me suspendieron y tengo nueve meses sin trabajar, es por eso que no todos quieren hablar".

Aceves representa la tercera generación de una familia que ha vivido de este oficio. Continúa... "Antes de que me sustituyeran comenzamos a solicitar información para iniciar las gestiones y que se nos otorgara una declaratoria de patrimonio inmaterial... luego... la intención de la actual administración era que mejoráramos las condiciones de trabajo y el estado de los animales. Me entrevisté con Anuar Farías, Alberto Mercado y Merelyn Gómez Pozos y lo que tratamos en muchas sesiones era que remodelaríamos todas las calandrias, las pintaríamos de un solo color, las uniformaríamos de amarillas con negro, las haríamos más livianas, se colocarían sombras en cada sitio de descanso de los caballos, bebederos y maceteros, hasta se comentó que querían que fuera un buen servicio el que prestáramos como el que se hace en Central Park en Nueva York. El piso en donde nos estacionaríamos se cambiaría por otro menos agresivo y al final parece que cambió todo el planteamiento. Se nos negó el derecho a hablar... no es justo que acaben con una tradición tan antigua, por intereses de pocos. Muchos nos hacemos de caballos que no sirven para la silla y los llevan al rastro, ahí es posible rescatarlos y que duren un poco más tirando calandrias. Son unos cuantos los que quieren seguir trabajando sin pensar en los animales".

Rafael Méndez, es otro de los cocheros que se ha opuesto a la sustitución de las calandrias por vehículos motorizados señala que "toda esta controversia comenzó cuando las personas por redes sociales sin saber realmente lo que significa cuidar un caballo comenzaron a hacerle caso a las asociaciones protectoras de animales. Lo que no nos parece es que sin investigar, el gobierno tome decisiones creyendo en mucha de esta gente que aunque se dice protectora de derechos de animales no conoce. Quienes no tenemos espacio en nuestras casas rentamos lugares en corrales en donde a los animales se les atiende bien, incluso todos los caballos que circulan tiene una licencia que garantiza que está en buenas condiciones para dar ese servicio".

Algunos datos

Desde el siglo XIX hasta la primera mitad del siglo XX las calandrias se usaban como transporte
Esteban Loera, fue cochero y llegó a ser gobernador interino de Jalisco y por años, los calandrieros le rindieron homenajes póstumos
En la década de los años 70 Juan Rentería remodeló los carruajes y se hicieron sólo de uso turístico
En algún tiempo el 14 de febrero se realizaba el combate de flores, eran paseos para parejas en donde se les regalaban flores
Además de las 55 familias directas hay por lo menos otras cien que se benefician de manera indirecta entre tapiceros y carpinteros
Algunos fabricantes de calandrias son Haciendas de la flor, Pedro Guitiérrez, Carruajes Montecristo y Carruajes La Marquesa
Carruajes Montecristo exporta algunas de sus creaciones a Europa por la alta calidad de sus trabajos

Las calandrias, un patrimonio entre la tradición y el cambio

Autoridades relacionadas con la preservación de tradiciones sugieren que cualquier decisión que se deba tomar respecto a la sustitución de calandrias por vehículos motorizados debe ser consensuada.

Para Ignacio Bonilla, secretario de la Comisión Estatal para Salvaguardia del Patrimonio Cultural comenta que los patrimonios culturales inmateriales, se preservan porque cambian, la salvaguardia se da porque esa manifestación está en renovación constante, la decisión que se tome debe ser fundamentada en lo que piensen todos los tapatíos, pero sobretodo los portadores de esa tradición. Yo no veo maltrato en los caballos de las calandrias, en Sevilla hay coches de caballos. Está bien que se vea el beneficio de los seres vivos pero hablando de tradiciones el portador de la tradición tiene la última palabra. Los tapatíos deben de decidir”.

Enrique Ramos Flores, secretario de Turismo comentó: “en lo particular me da pena, es un atractivo muy tradicional, soy tapatío de nacimiento y estoy acostumbrado a verlas a recorrer las calles, no solamente con turistas, también con tapatíos, recorriendo la ciudad y escuchando las explicaciones de los cocheros, explicando los edificios y para mí sería lamentable que desapareciera esto, ya que forma parte de nuestra cultura, es toda una experiencia” y agregó: “como secretaría de Turismo no tenemos este año para hacer una inversión que se requiere, creo que deben rehabilitarse, ponerse en forma, que los animales estén muchos mejor cuidados y que luzcan atractivas las calandrias”.

Sergio Otal Lobo, regidor del Ayuntamiento de Guadalajara señaló: “toda la fracción de regidores del Partido Revolucionario Institucional (PRI), estamos en contra que se cambien las calandrias jaladas por caballos por vehículos automotores de diesel principalmente en dos sentidos: el aspecto cultural, las calandrias son parte de la tradición de Guadalajara, es un paseo reconocido ampliamente por los turistas y que lo buscan, y que en otros países se utilizan estos atractivos para las ciudades como el Central Park en Nueva York, y en el otro sentido el hecho de que se incremente el padrón vehicular, en una zona que se va a peatonalizar como lo será la avenida Alcalde”.

El funcionario agregó que se enteraron de esta propuesta a través de un programa de televisión, y no a través de una propuesta seria consensuada .

“ Las calandrias deben ser cuidadas, los caballos deben estar revisados periódicamente, cosa que actualmente la Universidad de Guadalajara a través del CUCBA lo hace, revisa peso, condiciones físicas de los caballos y seguramente pueden tener mejorías, buscar que los carros sean más livianos, mejorar en eso es en lo que debe apoyar el municipio y no quitarles el medio de vida a las 55 familias que viven de este trabajo tan noble”.