REPORTAJE | POR ISIS RÁBAGO

Enrique Castañeda Castañeda, un ejemplo de Lagunero

Creó los Buzos Castañeda y dejó un gran legado de servicio

Con 75 años a cuestas y un andar lento apoyado por un andador, el creador del equipo de buzos que lleva su apellido mantiene el espíritu de labor social y continúa ayudando a quien lo necesita.

Enrique Castañeda Castañeda, creador del equipo de buzos que porta su apellido.
Enrique Castañeda Castañeda, creador del equipo de buzos que porta su apellido. (Isis Rábago)

Lerdo, Durango

Con la frase "El que no vive para servir, no sirve para vivir", Antonio Castañeda Castañeda, creador los "Buzos Castañeda" recordó cómo desde en 1982 tuvo la idea de realizar este grupo de rescate, que se especializa en buscar personas que durante el periodo de riego o en las avenidas del Río Nazas, caen por desgracia al agua.

En estos 35 años, de acuerdo a los registros que tienen, son más de 3 mil 500 cuerpos que los Buzos Castañeda han logrado sacar del Río Nazas.

Antes de 1982, no había quien se dedicara a sacar los cuerpos del río y ahora este grupo de personas que durante los últimos años se han especializado en realizar búsquedas bajo el agua, tiene un importante reconocimiento en la Región Lagunera.

Hoy jubilado, acude todas las mañanas a la plaza principal de Lerdo, se sienta en una banca, da de comer a las palomas, y ayuda como puede a las personas que así lo necesitan.

En su andador trae un bastón de madera, hecho por él mismo, para regalarlo a quien por su edad avanzada se le dificulta caminar.

Con 75 años de edad, dijo que desde muy joven se dedicó a auxiliar a las personas. Sus inicios fueron como rescatista en la Cruz Roja en donde estuvo 15 años, inclusive tiene constancia que lo acredita como primer comandante de seguridad en las regatas que se empezaron a realizar en el Río Nazas.

En ese periodo de su vida se enseñó a bucear y nadar, posteriormente creó un grupo de rescate, que fue de donde surgieron los Buzos Castañeda, con la finalidad de ayudar a quienes reportaban personas ahogadas desaparecidas.

De sus 9 hijos, 4 siguieron los pasos: Armando, José, Alfredo y Jesús quienes están al frente de este grupo de Buzos y que con el paso del tiempo se han ido perfeccionando, además sus nietos también van por el mismo camino

"Yo sabia nadar y bucear pero líricamente, inclusive en la curva del Japonés me tocó sacar 9 ahogados de un autobús que se fue, pero yo en puro traje de baño, sin tenis, sin camiseta y sin nada, pero fue una labor muy bonita que me gustó hacerla".

Debido a que en la Cruz Roja prohíbe exponer a los rescatistas, él por su cuenta lo creó y recuerda que fue Rogelio Ramos Clamot quien le vendió su primer traje de buzo.

Hoy jubilado, acude todas las mañanas a la plaza principal de Lerdo, se sienta en una banca, da de comer a las palomas, y ayuda como puede a las personas que así lo necesitan.

Sus experiencias como rescatista son de todo tipo, buenas, malas y algunas que aunque no quisiera recordar, están presentes en su memoria, pese a ello la labor social siempre ha sido parte de su vida.

Aunque retirado, sigue dando consejos y apoyando a quienes integran a este grupo de personas que sin ningún fin de lucro.

En estos 35 años, de acuerdo a los registros que tienen, son más de 3 mil 500 cuerpos que los Buzos Castañeda han logrado sacar del Río Nazas y lo más triste para Antonio Castañeda, es que las personas no hacen caso y siguen introduciéndose a los canales o al propio río sin precauciones, inclusive en estado de ebriedad.

Pese a que no cuentan con apoyo de las autoridades y han tenido que hacerse de su propio equipo, el grupo de buzos continuará porque debido al incremento de la población, prevé que en el futuro, necesiten más de sus servicios.

JFR