Escuela no expulsa a alumnos que grabaron agresión a joven

La directora de la Secundaria Técnica Número 75 de Gómez Palacio señaló que en ese caso la expulsión no procede e informó que se sostuvo una plática con autoridades escolares de supervisión.

Gómez Palacio, Durango

Tras la denuncia pública de bullying contra su hija, estudiante de la Secundaria Técnica Número 75 del fraccionamiento Los Álamos de Gómez, la directora Ana Patricia Tapia, informó sobre las acciones que se han tomado al respecto.

Aunque en un principio la mamá de la niña afectada, la señora Guadalupe Cruz, exigió que los estudiantes que hostigaron a su hija, a quien además grabaron en video, fueran expulsados en forma de castigo severo, la directora señaló que en este caso no procede.

Destacó que se sostuvo una plática con autoridades escolares de supervisión, la Coordinación Académica, así como con las partes afectadas y sus padres.  

Se concluyó que el problema terminaría ahí mismo, para que no se hiciera algo aún mayor, tras este acuerdo se firmó un acta por parte de los asistentes.

La directora dijo que a los alumnos no se les corre de la escuela, en caso necesario se les cambia a otra que les pueda apoyar en el seguimiento académico.

Destacó el hecho de permitir que los estudiantes permanecieran en la institución educativa, aunque la joven que fue agredida, por decisión de su mamá y de la misma joven, fue cambiada de escuela.

"Son alumnos de primero y es el primer problema que se da entre ellos, por eso pedíamos a las personas que nos dieran oportunidad de solucionar el caso y hacer la investigación como siempre lo hemos hecho", destacó la directiva.

Esto ante la necesidad de no generar problemas más grandes y la posibilidad de solventarlos por medio del diálogo y de herramientas más a mano.

"Los involucrados en este caso están mal académicamente, la niña agredida tiene seis materias reprobadas. Cambiar de escuela fue voluntad de ella".

La directora dijo que a los alumnos no se les corre de la escuela, en caso necesario se les cambia a otra que les pueda apoyar en el seguimiento académico, al igual ante cualquier problemática y que se busca una solución.

Incluso hay alumnos que ya cuentan con un expediente. La madre de la niña agresora le pidió disculpas a la de la agredida y le prometió que no iba a volver a suceder.

Ninguno de los involucrados tiene antecedentes pero también ya se les canalizó con atención psicológica que incluso llegará al personal.