Ley para prevenir “bullying” es “letra muerta” en Nuevo León

Supuestamente se necesitan 60 millones de pesos anuales para aplicar programas contra el acoso escolar, los cuales no tiene la Secretaría de Educación.
Los problemas por bullying en Coahuila no son tan recurrentes como en otras entidades.
El "bullying" ocurre cuando algún alumno acosa o golpea constantemente a otro compañero. (Milenio Digital/Archivo)

Monterrey

Mientras en las escuelas se incrementa el número de denuncias por “bullying” la Ley para la Prevención y Combate al Acoso Escolar se ha convertido prácticamente en “letra muerta” ante su lenta implementación en el estado de Nuevo León.

Ya sea por falta de recursos, pereza o descuido, las principales acciones que buscaba esta ley continúan sin llevarse a cabo y los legisladores locales que la aprobaron repartieron culpas este miércoles al respecto.

El tema lo desató el caso del menor que murió en el vecino estado de Tamaulipas, víctima de sus compañeros quienes lo aventaron contra la pared del salón de clases causándole graves lesiones en el cerebro que posteriormente causaron su deceso.

Ahí la legisladora local del Partido Acción Nacional, Carolina Garza, solicitó mayor capacitación para los maestros, pues en su opinión, en la mayoría de los casos, éstos hacen caso omiso a las denuncias de “bullying” por parte de sus alumnos.

"Yo me atrevo a decir que es ‘letra muerta’ porque no hemos visto ningún avance y el Congreso tiene que pedir que se aplique la ley, y ojalá que no pasen más este tipo de situaciones.

“Tenemos que capacitar a los maestros porque este bullying ha existido siempre, pero antes era una burla, antes era un juego, una pelea, ahora ya es un resentimiento, un odio que lleva a los niños a la muerte”, expresó la legisladora.

En respuesta, Juan Antonio Rodríguez, coordinador de la bancada local de Nueva Alianza, partido político ligado al magisterio, reveló que la principal causa de esto es que no se ha cumplido la ley contra el “bullying” por falta de recursos.

Y es que, según dijo, se requiere la contratación de al menos mil psicólogos para dar servicio a una parte de los tres mil planteles educativos del estado, o al menos en las zonas donde se presentan más estos casos.

La inversión necesaria es de 60 millones de pesos anuales, los cuales no los tiene la Secretaría de Educación por que el Congreso local no lo contempló en el Presupuesto de Egresos de este año.

“La ley habla de la contratación de gente con especialización que no tenemos los maestros, habla de la formación de comités donde estén padres de familia, autoridades, Salud y un maestro, pero sobre todo, la figura de un psicólogo o un trabajador social por escuela, pero no se han contratado y la Secretaría no tiene dinero, en parte por culpa de nosotros porque no aprobamos alguna partida especial”, señaló.

Sin embargo, para el líder de la bancada del PRI, Édgar Romo García, la ley, que él mismo propuso, no contempla gastos económicos, pues se puede implementar con el personal de apoyo social que ya existe, por lo que no existen razones para no comenzar a implementar las brigadas en las escuelas para prevenir el “bullying”.

“Puede ser que el diseño de las políticas públicas esté atrasando esto, pero podemos hacer otras acciones mientras tanto, no cuesta dinero, es la participación de la sociedad y empresas socialmente responsables”, señaló.

Así, tras una discusión en la que los culpables del “bullying” resultaron ser los maestros, los padres de familia, los directivos y la Secretaría de Educación, al final los diputados aprobaron un exhorto para que el tema sea abordado en las reuniones del Consejo Estatal de Educación.