La Primavera se restaurará sola

El director del bosque pide que se permita monitorear la resiliencia de la floresta, y sólo definir técnicamente si demanda reforestaciones
La conflagración en el bosque La Primavera, de principios de semana, tardó 28 horas en ser controlada totalmente
La conflagración en el bosque La Primavera, de principios de semana, tardó 28 horas en ser controlada totalmente (Especial)

Guadalajara

Cuando se suscitan incendios de alto impacto sobre la opinión pública, como el de esta semana en la parte norte del bosque La Primavera, y el de hace un mes en el corredor biológico de El Tepopote, casi espontáneamente surgen iniciativas ciudadanas para reforestar, pero los expertos lo desaconsejan, a menos que sea el único modo de recuperar la cobertura forestal.

Y no es el caso. De las 800 hectáreas del siniestro del 1 y 2 de mayo, el director del bosque, Marciano Valtierra Azotla, dijo: "sin demeritar el impacto que pudo tener el bosque, el incendio en su mayoría fue de carácter superficial, no afectando así en mayor proporción al arbolado adulto; para poner en contexto los efectos que pudiera darse a la cobertura forestal, por supuesto que cualquier incendio, así sea el más mínimo, es malo para el ecosistema; sin embargo, es importante destacar que toda esa cantidad de humo que se veía , muy aparatoso, era por combustible a nivel de hojarascas, arbustos y pastizal, y una pequeña parte de arbolado; hay que partir en el contexto en que se inserta la reserva, tiene más de 100 kilómetros de perímetro, y esta bordeado por el área metropolitana, que hace una presión muy fuerte, y eso nos pone en un esquema de vulnerabilidad".

El funcionario precisa que lo primero, tras la liquidación del fuego, es hacer una valoración adecuada del impacto. "A nivel de terreno y de cómo está la zona afectada, y de allí podemos dar los siguientes pasos. Históricamente, cuando se venía un incendio , la respuesta inmediata era ir a reforestar; nos hemos encontrado con zonas donde hay alta densidad de árboles; en realidad, el bosque La Primavera es un bosque abierto, las densidades de árboles son menores; qué quiero decir con esto, que nosotros estamos tratando de darle un poco de descanso al bosque y no entrar inmediatamente [a reforestar]; , y si amerita un programa de restauración lo vamos a hacer, pero necesitamos hacer una valoración muy objetiva de las cosas para poder identificar las acciones pertinentemente técnicas".

Añadió: "el bosque tiene una capacidad de resiliencia [autorrestauración] muy importante, es decir, capacidad de respuesta a los disturbios importantes que enfrenta; así que lo que haremos es revisar impactos y monitorear la respuesta del bosque, porque un ecosistema vivo responde, hay procesos de regeneración muy importantes, lo cual nos está indicando que hay que dejarlo responder y sólo intervenir donde detectemos la necesidad de manejo, lo que requiere de un tiempo razonable para la respuesta".

¿Qué sucede si se decide, con las mejores intenciones pero sin información ni manejo técnico adecuado, reforestar un bosque natural? "El suelo es un recurso natural no renovable, a corto y medio plazo, y es la base del ecosistema forestal, por lo que protegerlo y conservarlo es fundamental. Tras un incendio forestal, el suelo puede haber sufrido cambios en sus propiedades. Esto, junto con la desaparición temporal de la cubierta vegetal, lo convierte en un sistema muy frágil y vulnerable a la degradación", señala el artículo Las Dificultades De La Reforestación Del Bosque Nativo, de la periodista chilena Yessenia Márquez. Con la llegada anárquica de cientos de "voluntarios", es fácil de prever cómo ese suelo será una pérdida más irreparable que la vegetación quemada. (artículo completo en http://www.periodismoudec.cl/tiemporeal/2016/12/12/las-dificultades-de-la-reforestacion-del-bosque-nativo/).

En resumen: el camino al infierno puede estar empedrado de buenas intenciones.

SRN