Insisten en necesidad de no aislar La Primavera

Alinear planes parciales y planes de ordenamiento ecológico local para que se garanticen los corredores, destacan expertos.
Buscan evitar que el bosque quede estrangulado por la urbanización
Buscan evitar que el bosque quede estrangulado por la urbanización (Fernando Carranza)

Guadalajara

El principal riesgo que enfrenta La Primavera incluso en el corto plazo es quedar aislada. Esa es una verdad palmaria y bastante lógica que recientemente se ha socializado, bajo la premisa de que los ecosistemas y sus especies requieren intercambios genéticos para sostenerse. El problema es cómo evitarlo, es decir, cómo lograr que sus corredores biológicos permanezcan, pese a la ofensiva de la urbanización desordenada en Zapopan y Tlajomulco.

Y justamente fue uno de los temas centrales de la charla "¡El bosque que queremos!" (sic), que bajo el patrocinio de la comunidad de Global Shapers Guadalajara Hub, perteneciente al World Economic Forum, se realizó ayer en el patio de presidencia municipal de Zapopan.

Asistieron Raquel Gutiérrez Nájera, del Instituto de Derecho Ambiental (Idea), Jorge Gastón, del Colectivo Ecologistas de Jalisco; Marciano Valtierra Azotla, director del organismo público descentralizado Bosque La Primavera; Alfredo Martín, de Medio Ambiente de Zapopan, y Pedro Alcocer, de Anillo Primavera.

"A mí me preguntaron cuál era el problema más importante que veía en La Primavera, y yo comenté, que definitivamente era el de que se quedara aislado el bosque, estrangulado por los procesos de urbanización", comentó Valtierra Azotla; hubo coincidencia de todos los presentes, en que se debe aprovechar la oportunidad que abre las consultas de los planes parciales del área de Tesistán y El Bajío para que esos instrumentos de urbanización se conviertan en el eje para respetar los espacios que deben permanecer abiertos para el libre flujo de especies. Pero además, alinear los ordenamientos ecológicos locales de Tlajomulco y Zapopan, que están en revisión, para que correspondan con lo determinado en los planes parciales. Coincidieron que eso es más eficaz que simples expresiones políticas de preocupación. Porque esos instrumentos territoriales tienen fuerza legal para inducir los usos del suelo.

Alcocer, de Anillo Primavera, recordó que el tema de la zona de amortiguamiento ha sido uno de los reclamos más encendidos de la comunidad integrada en esa agrupación, y que se han perdido oportunidades valiosas en el pasado para garantizar ese espacio en torno al bosque donde no se pretende negar los derechos propietarios, pero se debe justamente amortiguar con usos de suelo menos intensivos y actividades compatibles. Lo que ahora se tiene es una gran cantidad de fraccionamientos –legales e ilegales- y naves industriales que se convierten en murallas para el acceso de muchas especies, además de que usan materiales constructivos poco idóneos para coexistir con un área natural protegida.

Gutiérrez Nájera y Valtierra señalaron la necesidad de que se entienda que el bosque tiene dueños, entre ejidos y pequeños propietarios, y que todos los procesos de conservación y desarrollo deben tenerlos en cuenta. No hay posibilidad de un proyecto exitoso en contra de quienes poseen los títulos de las tierras, añadieron.

Este foro fue transmitido por redes sociales y podría haber sido visto en vivo por más de cinco mil personas. Global Shapers Guadalajara Hub espera replicarlo y generar productos comunicacionales para que se socialicen las ideas. La premisa es que esta sierra volcánica es vital para el futuro de la capital de Jalisco.

SRN