Profepa evade su responsabilidad, contesta Salvabosques

Los defensores del Nixticuil acusan al organismo de ser omiso ante el ecocidio del bosque; también señalan “simulación” de Zapopan.

Guadalajara

El Comité Salvabosque, una agrupación ciudadana que defiende el bosque del Nixticuil, en Zapopan, lamentó hoy las omisiones de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la “simulación” del gobierno de Zapopan en cuanto al fraccionamiento Bosque Encantado.

“Nada nuevo en la cadena de ecocidios que ha autorizado esta institución ambiental al servicio del capital. Pero tampoco ninguna malinformación novedosa, porque los supuestos datos que ofrece la Profepa datan de hace dos años, y esta institución las había hecho públicas desde hace más de un año intentando evadir su responsabilidad en el ecocidio cometido por la empresa Spinelli; lo cierto es que hasta hoy, de forma amañada vuelven a usarlos sin ofrecer ningún elemento para sustentar su afirmación”, destacan en un comunicado.

En contraste, “nuestra organización ha ofrecido públicamente en distintas ocasiones los elementos técnicos necesarios que demuestran que el predio talado por Spinelli –con la complacencia del gobierno de Zapopan, Semarnat y Profepa- sí era un predio forestal y que además, aun después del derribo de los árboles, continúa siendo preferentemente forestal. Los estudios de definición del uso del suelo para el predio Bosque Encantado realizados por el maestro Eric Alvarado y otro más realizado por los biólogos de nuestra organización y que los hicimos públicos desde el 2015, demuestran lo contrario […] pues antes de la tala realizada por Spinelli el predio tenía una cobertura de vegetación leñosa mayor al 10 por ciento (incluso hasta el 36 por ciento según otro de nuestros estudios) de la superficie del terreno y no del ocho por ciento como asegura la Profepa, utilizando mañosamente los datos que la propia inmobiliaria ofreció”.

La cifra de 8.2 por ciento que maneja la constructora “proviene de un supuesto estudio del ingeniero agrónomo José de Jesús Orozco Dueñas (quien estuvo involucrado en los trámites de cambio de uso de suelo de la presa El Zapotillo) y fue avalada sin ningún tipo de revisión o confrontación de datos por el delegado de la Semarnat en Jalisco, Sergio Hernández González, quien declaró públicamente haberlos tomado como verdaderos de ‘buena fe’. Por esta razón fue públicamente denunciado y generó una serie de publicaciones de indignación y burla. Es decir, el uso de este porcentaje fue una mentira y una trampa que se tendió en contubernio […] buscando desestimar el daño ocasionado al bosque y darle luz verde a la construcción de Bosque Encantado”.

El único trabajo realizado por el organismo federal, agregan, “fue una visita al sitio en 2015, en la que solamente hizo una mediocre descripción de la vegetación del lugar sin dar cuenta de elementos técnicos que pudieran concluir que el terreno no se pudiera catalogar como predio forestal, situación que denunciamos formalmente exigiendo que se hiciera un estudio que determinara la vocación natural del terreno, el cual nunca fue realizado”.

Más allá de esto, “después de que 178 personas de 35 colonias de la Zona Metropolitana de Guadalajara interpusimos una denuncia ante Profepa en 2015, ésta fue ‘resuelta’ y dada por terminada por el Procurador Federal Guillermo Javier Haro Vélchez, quien hizo un reconocimiento expreso de que el proyecto Bosque Encantado se encuentra en la zona de influencia del área natural protegida Bosque el Nixticuil ya que únicamente la avenida Ángel Leaño lo separa de ésta. Lo cual ahora también omiten en su singular y fuera de tiempo comunicado de prensa”.

La agrupación acusa al abogado Francisco Javier Silva Castañeda (Silva, Arana & Asociados), “actual asesor jurídico de la constructora Spinelli, quien trabajó dentro de la delegación de la Profepa Jalisco hasta noviembre de 2015, en distintos cargos entre los que estuvo el de Subdelegado jurídico, desde el cual avaló la construcción de Bosque Encantado”, como “responsable de esta maniobra mediática que solo muestra el manejo discrecional y corrupto de esta institución ecocida”. También señalan al alcalde zapopano Pablo Lemus Navarro de hacer “simulación” con el Tribunal Administrativo del Estado para fingir que está del lado de los derechos de la ciudad.