Turismo desordenado, mayor enemigo del bosque de arce

El gobierno del estado, responsable de la destrucción directa de la cañada por sus obras ilegales en 2005, no ha generado condiciones de restauración adecuadas
El arce de Talpa, una especie única a nivel mundial, ha sido reducida a poco más de un centenar de individuos
El arce de Talpa, una especie única a nivel mundial, ha sido reducida a poco más de un centenar de individuos (Cortesía Cucsur UdeG)

Guadalajara

El arce de Talpa, una especie única a nivel mundial, reducida a poco más de un centenar de individuos en la cañada Ojo de Agua del Cuervo, en Talpa de Allende, y algunas decenas en Las Joyas de la sierra de Manantlán, podría desaparecer en el corto plazo. Su principal enemigo, tras la destrucción de la zona que provocó la construcción ilegal de la carretera Talpa-Llano Grande por el gobierno de Francisco Ramírez Acuña, entre 2004 y 2007, es que esa apertura de accesos ha llevado a un turismo fuera de control.

Ante las raquíticas dimensiones del parque estatal que decretó el gobierno de Aristóteles Sandoval Díaz apenas en 2016, los impactos regionales no se han podido minimizar, advierte la codescubridora del espacio silvestre, la botánica por la UdeG, con maestría por la Universidad de Lousiana, Estados Unidos, Yalma Vargas Rodríguez.

"Durante 16 años de observaciones y mediciones de la población del arce de Talpa de Allende se han encontrado diferentes patrones de cambio en diferentes escalas de tiempo. Algunos de estos cambios poblacionales corresponden a factores antrópicos.

Se observó que el turismo en la zona comenzó a promoverse con la administración del gobierno municipal a partir del 2002. De manera informal, se trasladaban diferentes grupos de visitantes nacionales y extranjeros. De manera privada y lucrativa se realiza actividad turística aproximadamente desde el año 2005. Además del turismo que ingresa al Ojo de Agua del Cuervo, se ha observado el ingreso de bicicletas, perros, saqueo de plántulas de arce, helechos arborescentes, orquídeas y hongos, colecta de hojas, flores y semillas, incremento de basura, introducción de especies exóticas [semillas de mango germinando en el sitio], corteza de árboles rayada, corta de arbustos para limpiar el sendero y crear nuevas brechas, remoción de hojarasca y ramas", señala en un informe que conoce el gobierno del estado, responsable de la zona.

"Los efectos de la actividad turística y del resto de las actividades antrópicas anteriormente descritas tienen un impacto en la disminución de la densidad poblacional de plántulas y juveniles de arce. Se establecieron parcelas para el monitoreo de la población a lo largo del sendero del Ojo de Agua del Cuervo y en zonas adyacentes. Esto permitió detectar la disminución del 88 por ciento de la regeneración del arce en 14 años".

El efecto del turismo "también impactó el hábitat de la especie nueva de hongo Blumenavia toribio talpaensis, descrita en el 2005. El único lugar en donde se ha observado su presencia es al inicio del sendero de Ojo de Agua del Cuervo, en la transición del bosque de pino – bosque mesófilo. Los troncos y hojarasca han sido removidos para permitir el paso de turismo. Desde hace algunos meses, la Semadet construyó una estructura de madera para señalar el sendero y evitar el pisoteo de hojarasca en la zona de Blumenavia".

El arce "tiene requerimientos muy específicos para la germinación, establecimiento y crecimiento de plántulas. La germinación es negativamente afectada por la temperatura, presencia de hojarasca y humedad del suelo. El establecimiento y crecimiento está relacionada con disponibilidad de nutrimientos y aeración del suelo. La intensidad lumínica baja, también es necesaria para la germinación y establecimiento del podocarpo, Podocarpus reichei. Estos factores, pueden ser modificados con la presencia constante de visitantes en la zona".

Esta información no está incluida en el programa de manejo vigente, pues ese data de 2010. "Esto significa que las prácticas efectivas para el manejo del bosque mesófilo con arce de Ojo de Agua del Cuervo no estuvieron incluidas en el programa de manejo del 2010 y como consecuencia en el programa del 2016", advierte.

El bosque de arce es uno de los atractivos más exitosos de los últimos años en la visita a Talpa, donde el imán más poderoso es la peregrinación al santuario de la virgen. Podrían ser los últimos tiempos para su avistamiento.

En peligro de extinción

El arce de Talpa o Acer binzayedii "se evaluó en peligro crítico de extinción, según las categorías de la UICN [Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza]. La inclusión en la lista aparecerá en la actualización de la Red List of Maples, en este 2017. La categoría se basó en el número reducido de individuos adultos y de renuevos, así como su distribución restringida y baja diversidad genética. Esta evaluación la realicé en este mes por solicitud de la UICN y como parte de la actualización de la lista roja de arces a nivel mundial". Yalma Vargas Rodríguez, botánica.

Claves

Lo que hay que hacer

Tres medidas urgentes para afrontar los riesgos más inmediatos:

1 Revisión del programa de manejo actual. Los lineamientos de manejo actuales no garantizan la permanencia a largo plazo de Acerbinzayedii.

2 Actualización del programa de manejo para reubicar la zona de uso público.

3 Se debe de regular el turismo. No existe un estudio que documente el número de personas que pueden acceder ni la frecuencia.

SRN