Bordo de San Pancho no se puede quitar por un amparo

Harán gestiones para que juez de distrito permita remover muro que estrecha el estero y podría favorecer inundaciones en la zona urbana.
El tema fue que el proceso de la Profepa está al tiempo para retirar el muro, pero el amparo lo impide.
El tema fue que el proceso de la Profepa está al tiempo para retirar el muro, pero el amparo lo impide. (Agustín del Castillo)

Guadalajara

La existencia de una suspensión judicial en el marco de un juicio de amparo promovido por la comunidad agraria de Sayulita contra la construcción del bordo ilegal del estero de San Pancho, en la comunidad de San Francisco, Nayarit, es paradójicamente el obstáculo que arguye la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) para no remover la estructura construida en diciembre pasado; la amenaza de inundación por el efecto de dique es creciente ante el paso de huracanes de la temporada, como ‘Carlos’, que se espera pase hoy por la zona.

Este fue el tema de la reunión que se realizó el pasado lunes 15 de junio en el Parque de la Hermandad del poblado, a la que asistieron Adrián Sánchez Estrada, encargado de despacho de la Profepa Nayarit; Sergio Rodríguez, de Zona Federal Marítimo Terrestre de la Semarnat, representantes de la empresa de agua municipal (Oromapas), así como el presidente ejidal Genaro Parra.

El tema fue que el proceso de la Profepa está al tiempo para retirar el muro, pero el amparo lo impide. El líder campesino explicó que la suspensión evita que se mueva el bordo pero también que se den permisos en la zona, por lo que garantiza que no se realice “una medición ventajosa [a favor de los intereses de la inmobiliaria que reclama la zona recuperada al cuerpo de agua]de la zona federal y que se busque se respete el bordo histórico como límite real de la zona federal”, por lo cual defendió no desistirse de la acción legal

Ante una posible lluvia torrencial que podría inundar al pueblo “se abrió la posibilidad de que la autoridad pida al juez una modificación al amparo para que se pueda remover el bordo” sin que pierda vigencia el amparo. El planteamiento quedó como acuerdo y la propia Profepa comenzará a gestionarlo, ante la insistencia de los habitantes en su derecho de salvaguardar su integridad física ante un riesgo que estiman “inminente”.

También se demandó a la Semarnat  que se avance en la definición de la zona federal, que como se sabe, es propiedad de la nación, inalienable e imprescriptible,  “el pueblo requiere que se actúe pronto y efectivamente; después de siete meses hay señales de hartazgo y cansancio ante este proceso de defensa del estero”, comentó el ambientalista Érik Saracho Aguilar, director de Alianza Jaguar Nayarit y morador de la comunidad.

Lo cierto es que desde abril se ordenó el retiro del bordo por la Profepa, pero “no se ha retirado una sola piedra de las toneladas vertidas al arroyo y el estero y siguen los intríngulis legales y la falta de definición de la zona federal”, además de la discusión si es materia de Semarnat o de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Los asistentes también reclamaron la conexión de la nueva planta de tratamiento ante las aguas crudas que están contaminando el cuerpo de agua y el mar. Esto se debe a una planta de tratamiento defectuosa y a la falta de terminación de las tuberías justo por el conflicto del bordo. El tema seguirá en suspenso. Las lluvias arrecian.