Sin conservar, Jalisco colapsará

Es momento de que el estado sea ejemplo, advierte el ex rector de la UNAM; la entidad sólo aplica 0.4% del presupuesto directamente en el tema: 305 millones de 83 mil millones de pesos ejercidos ...
El comisionado nacional de la Biodiversidad y el gobernador de Jalisco firmaron convenio de colaboración
El comisionado nacional de la Biodiversidad y el gobernador de Jalisco firmaron convenio de colaboración (Cortesía)

Guadalajara

El capital natural “es el más importante, porque es la base de todos los demás: el humano, el financiero, la infraestructura”. México y Jalisco se deben ver en el espejo de la antigua isla de La Española, en el mar Caribe, donde dos países, República Dominicana y Haití, son laboratorio viviente de lo que sucede cuando se conserva o destruye ese capital, advirtió ayer el comisionado nacional de Biodiversidad, José Sarukhán Kermez. Dominicana tuvo un programa riguroso de conservación de sus bosques y ecosistemas terrestres y marinos; Haití fue talado. Como consecuencia, “un huracán o un terremoto provoca decenas de muertos en el primero, pero miles en el segundo país”, dijo frente a un auditorio lleno de hombres ilustrados en el tema ambiental, pero en busca de generar una lección especialmente en uno de sus oyentes: el gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval Díaz, quien se asumió como un desconocedor con buenas intenciones.

El marco fue la firma del convenio marco de colaboración entre la Conabio (Comisión Nacional para Uso y Conocimiento de la Biodiversidad) y la Administración estatal. El biólogo, que se formó en su oficio con investigaciones pioneras en la estación biológica de Chamela, en la costa de Jalisco, advirtió que no actuar cuando existe la información que demuestra el costo de deteriorar el patrimonio natural, es apostar por “una ignorancia culpable”.

Todos los días, los más de siete millones de habitantes del estado y los más de 112 millones del país, toman decisiones con consecuencias ambientales. Las estrategias de biodiversidad deben dar información para que sean decisiones sensatas. Un bosque con cobertura protege el suelo fértil, protege de deslaves hacia la cuenca baja, permite la reproducción de polinizadores esenciales para la agricultura humana.

“Todos sabemos que el sol sale por el este, pero si alguien pudiera ocultarlo –no se puede, creánme que alguien ya lo habría hecho si fuera posible- nos daríamos cuenta de lo que perdimos sin el sol […] el problema es que alterar y dañar ecosistemas sí se puede hacer, y lo hemos hecho con consecuencias negativas, y casi siempre al cobijo de intereses privados y no de los sociales”, subrayó en su breve alocución. “Ya es tiempo de que nos demos cuenta y hagamos algo; yo le pido a los jóvenes que hagamos una revolución, pero basada en la información, y que actúen y le exijan a las autoridades que se dé la verdadera relevancia a este problema […] el país exige un cambio profundo, y Jalisco puede ser un buen lugar para arrancar”, le dijo al mandatario, frente a investigadores y activistas ambientales, en el salón de embajadores del palacio de gobierno.

Un cambio que deberá ser profundo: sólo ejerce la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial alrededor de 305 mdp –incluidas las transferencias a organismos como la Procuraduría Estatal del Ambiente o al bosque La Primavera-, pero el presupuesto de Jalisco rebasa 83 mil mdp. Si dineros son amores, esto es un amor muy pequeño. MILENIO JALISCO entrevistó al biólogo al final del acto.                                

- ¿No cree que los gobiernos se han tardado mucho en dar prioridad a lo ambiental?

- Sí, pero esta es la ocasión, el gobierno del estado le ha entrado con ganas, no tiene caso hacer las cosas si no hay el compromiso estatal para hacerlo, no se trata de hacer documentos académicos, de eso estamos llenos en México, sino de involucrar a gobierno, sociedad y academia, de una manera clara.

- Su reflexión era que los gobiernos asumieran su responsabilidad en la conservación, habló de Haití y Dominicana, pero este país se sigue destruyendo…

- Sí, no es la misma tasa que cuando teníamos a la famosa Comisión Nacional de Desmontes, pero es evidente que seguimos teniendo políticas públicas encontradas: las que promueven la conservación y las que facilitan la destrucción […] eso es lo que tiene que cambiar, tiene que haber una orientación de todas las políticas públicas con la visión clara de la conservación en el país, y eso todavía no está ocurriendo.

- Pero es muy poco el dinero que se destina, en términos relativos.

- No es tanto tener potencia económica, sino apoyarse en el conocimiento […] con un pequeño apoyo las cosas se disparan, y si hay varios apoyos se disparan mucho más.

- Jalisco le da muy poco dinero a la conservación.

- Sí, pero creo que con la información que se obtenga y con la percepción de que hay información para hacer las cosas mejor, eso irá redundando en un presupuesto más adecuado.

- ¿Cómo percibe al gobernador?

- Pues es la primera vez que yo lo he tratado, y me pareció una persona muy sensible, sobre la importancia de esto; lo que dijo en privado lo dijo en público, así que tenemos que creer en él, y si cumple habrá que felicitarlo, y si no, reclamarle, pero debemos hacerlo todos, gobierno y sociedad civil.

- ¿Si con toda la información, los gobiernos no actúan, es una ignorancia culpable?

- Sí, hay una ignorancia culpable si no usan la información que existe. Estamos buscando que esto cambie.

 

“ES PIEDRITA EN EL ZAPATO”

El gobernador del estado, Aristóteles Sandoval Díaz, reconoció que hay pasivos y vacíos en la actuación pública para garantizar la diversidad biológica de Jalisco, superior a la de países como Francia o Canadá. “Soy consciente de que debemos poner un freno a la destrucción ambiental, pues somos privilegiados por nuestra riqueza, pero tenemos una gran responsabilidad”, le contestó al titular de la Conabio, José Sarukhán Kermez.

El tema ambiental no entra fácilmente en la mentalidad burocrática desarrollista, admitió. “Magdalena [Ruiz Mejía, secretaria de Medio Ambiente de Jalisco] es una piedrita en el zapato para todos mis funcionarios, que no terminan de entender que el ambiente no es un requisito de trámites, sino lo más importante de cada proyecto”, afirmó. Dijo que buscará generar procesos de consulta con la sociedad y políticas públicas que fundamenten la toma de decisiones adecuada, “no podemos perder más el tiempo”. Los resultados deben comenzarse a ver en el corto plazo, pero es una apuesta a futuro.