Batallan improvisando en Callegenera

Algunos jóvenes prefirieron aislarse y escuchar música, mientras que otros simplemente se limitaron a observar los murales que adornaban la sala.

Monterrey

Hay quien dice que improvisar está siempre relacionado con algo de poca calidad, sin preparación y que muchas veces denota irresponsabilidad, pero Callegenera fue sede de una de las competencias donde improvisar es precisamente lo contrario: las batallas de freestyle rap.

TE RECOMENDAMOS: Optan regios por adoptar perros que no sean oscuros

Al llegar a la Nave Generadores, dentro del Parque Fundidora, un numeroso grupo de jóvenes se encontraba ya en el lugar esperando el momento de su participación en la competencia "Pasa el Mic".

Algunos prefieren aislarse y escuchar música, otros observar los murales que adornan la sala, pero otros deciden calentar: grupos pequeños reunidos en círculo aprovechan la música de fondo para 'soltarse' rimas entre ellos, según dicen, como una forma de acostumbrarse a la fluidez y que los nervios desaparezcan.

El rapero apodado 'Alcohólico' es uno de ellos. Un joven de 22 años que vive en Santa Catarina, practica rimas junto a 'Robe', quien también participará en las batallas, y 'Machín', que sólo acude para apoyarlos.

-Él es mi hijo dice 'Alcohólico'.

¿Tu hijo?

-Mi hijo en el freestyle contesta.

De eso precisamente se tratan las batallas de rap, demostrar que uno es mejor que el otro, que tiene más ingenio, más fluidez y en algunos casos, más agresividad.

Para 'Alcohólico', esta es la segunda vez que participa en las batallas de freestyle, a pesar de que ha escuchado rap desde hace 10 años y ha improvisado por cinco. La primera vez, los nervios no lo dejaron pasar de primera ronda.

"En la primera no pasé de los Cyphers, me puse nervioso, por la gente. El talento lo tengo pero me ganó el nervio, en el barrio siempre he rapeado pero antes nunca me animaba a entrar a competencias", comenta.

La definición de Cyphers, de acuerdo a la explicación de uno de los jueces de la competencia, simplemente los momentos en los que un grupo de raperos se junta para improvisar, y en eso consiste precisamente la primera ronda.

Un grupo de ocho participantes es el primero en pasar al frente. El animador explica: la música empezará y cada uno tendrá un minuto para improvisar, tema libre. Después, otros dos grupos de ocho. De ahí, los jueces escogerán a 16.

En el primer grupo se encuentra 'Alcohólico'. Se notan los nervios, camina de un lado para otro, Juega con una botella de agua que se le cae dos veces. Es entendible, el pánico escénico es algo que muchos han sufrido y es algo que debe suceder seguido en una disciplina donde todo es improvisado.

Pero 'Alcohólico' sale bien librado. De hecho, de los primeros cinco participantes es el primero que genera un aplauso y un tímido vitoreo entre los cerca de 200 asistentes, a los 20 segundos de empezar a rimar se le nota más seguro, como si fuera dueño de la situación.

Cuando pasan los tres grupos y luego de la deliberación de los jueces, comienzan los octavos de final, aún sin saber quiénes son los clasificados.

Las batallas consisten en enfrentamientos entre dos participantes, se trata de un minuto de improvisación para cada uno, con una temática, para luego pasar a un tercer minuto en el que se 'tiran' rimas de ida y vuelta.

Algunas veces se tornan algo agresivas, tanto que para el que no está familiarizado con las batallas de rap, podría pensar que existen rencillas entre todos. Pero no es el caso, al menos no la mayoría de las veces. Acaban las batallas, y sin importar el resultado, la mayoría se abraza y convive con normalidad.

Hay quien duda que las rimas que se dicen los participantes sean improvisadas. Puede ser que algunas no, pero cuando se pone atención, cualquiera puede notar que los participantes contestan al momento cosas que les acaban de decir, en cuestión de segundos se inventan una respuesta.

Eso no es preparado

Es en la tercera pelea donde por fin anuncian a 'Alchólico'. Pasó a la ronda de batallas, por primera vez. Ahora se ve más seguro, ha dejado de moverse constantemente y la botella ya no se le cae.

Le toca contra Eder Lozano Arias, también conocido como 'Rapder', oriundo de Guadalajara. Luego de tres minutos, queda claro para todos quién es el ganador, incluso para 'Alcohólico', quien hace un ademán con la mano señalando a su contrincante. Los jueces coinciden.

Pero 'Alcohólico' deberá estar satisfecho, en su segunda competencia, los nervios ya no lo traicionaron y al menos pudo pasar a la ronda de batallas. Además, a la postre, 'Rapder' se coronaría campeón de la competencia.