Solicitan apoyo en contra de basurero tóxico

Habitantes de General de Cepeda visitaron parroquias de la Diócesis de Saltillo para solicitar ayuda económica para continuar con el movimiento "Yo soy General Cepeda y no soy basurero de nadie".
Integrantes del movimiento denominado "Yo soy General Cepeda y no soy basurero de nadie" pidieron a los feligreses apoyarlos.
Integrantes del movimiento denominado "Yo soy General Cepeda y no soy basurero de nadie" pidieron a los feligreses apoyarlos. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

Habitantes de General Cepeda que están en contra de la instalación de un confinamiento de residuos tóxicos en el ejido Noria de la Sabina, visitaron algunas parroquias de la Diócesis de Saltillo para solicitar apoyo económico que les permita continuar con el movimiento y evitar la construcción del CIMARI.

"La tarea de nosotros es hacer conciencia en la gente e informarla bien, porque se va a contaminar los mantos acuíferos", dijo uno de los integrantes.

Fueron integrantes del movimiento denominado "Yo soy General Cepeda y no soy basurero de nadie" quienes pidieron a los feligreses apoyarlos, ya sea de manera económica o moral, pues no cuentan con patrocinio o financiamiento de ningún sector, por lo que requieren cubrir los gastos que les representa el trasladarse a los ejidos y compartir la información que tienen con respecto a la instalación del basurero tóxico.

Severo Méndez Reyna explicó que la empresa se ha manejado con engaños, ha proporcionado información falsa y no ha dado a conocer los desechos tóxicos que se manejarán en el CIMARI.

"La tarea de nosotros es hacer conciencia en la gente e informarla bien, porque se va a contaminar los mantos acuíferos, la vegetación incluso el viento porque quieren instalar un parque eólico y toda la contaminación se va a repartir en todo el municipio incluso en la región sureste del Estado", comentó.

Recordó que la empresa Sociedad Ecológica Mexicana del Norte (SEMINSA) aseguró que no se contaminarían mantos acuíferos pues no había en 500 metros del lugar de donde se pretende instalar el confinamiento, sin embargo los pobladores de Noria de la Sabina señalaron que ellos se abastecían de agua de una noria que estaba a 20 metros del ejido.

"No fue la forma correcta de hacer las negociaciones, lo hacen todo en lo oscurito y con mentiras, la gente es a lo que tienen miedo la gente porque hacen cosas en lo oscurito", expuso.

Almaguer Rodríguez expuso que a la par del movimiento también se llevan a cabo los procedimientos legales necesarios en la Ciudad de México para evitar que se instale el confinamiento de residuos peligrosos en Noria de la Sabina.

María del Carmen Almaguer Rodríguez recordó que el Ayuntamiento de General Cepeda, encabezado por el alcalde Rodolfo Zamora Rodríguez, otorgó los permisos de cambio de uso de suelo sin informar a la comunidad, desplegando un anuncio en un periódico de poca circulación en la capital del estado.

"La gente en General Cepeda vive de la lechuguilla, el oreganillo, la candelilla, que es lo que hay allá y con el CIMARI lo vas a perjudicar todo eso y todo lo que está alrededor, hacia abajo está la presa del Tulillo y también se va a contaminar", aseguró.

Admitió que tienen miedo a las represalias sin embargo están convencidos de que es una causa justa por la que están luchando por lo que seguirán adelante con el movimiento.

Almaguer Rodríguez expuso que a la par del movimiento también se llevan a cabo los procedimientos legales necesarios en la Ciudad de México para evitar que se instale el confinamiento de residuos peligrosos en Noria de la Sabina.