Tragedia de estudiantes del Cobach pudo evitarse: familiares

Once familias que perdieron un integrante; eran estudiantes talentosos del Cobach en Tancanhuitz. Papás aseguran que si hubiera existido supervisión de la SCT y la PF, el percance no hubiera pasado.
Alumnos del Cobach de Rayón los recordaron llevando flores al lugar de los hechos.
Alumnos del Cobach de Rayón los recordaron llevando flores al lugar de los hechos. (Imelda Torres)

Ciudad Valles

El martes 19 de mayo, un accidente automovilístico en la carretera de cuota Rayón – Ciudad Valles dejó de luto a 11 familias de tres municipios de la Huasteca Potosina.

El remolque de un tráiler cuyo conductor iba drogado con marihuana, se desprendió y cayó encima de una camioneta donde iban los 11 pasajeros.

Nueve eran estudiantes del Colegio de Bachilleres plantel 14 de Tancanhuitz, jóvenes con un futuro promisorio, con mucho talento, que jamás hubieran pensado que salir de su pueblo a un concurso les costaría la vida.

FAMILIARES RECLAMAN HAYA JUSTICIA Y PIDEN CASTIGOS

A varios días de la tragedia, las familias siguen con muchos reclamos pero están conscientes que nadie les regresará a sus seres queridos, sólo piden que las autoridades hagan todo para evitar que un percance similar vuelva a ocurrir.

Era un lunes y los jóvenes, entusiasmados porque saldrían de viaje, se levantaron muy temprano. A las cuatro de la mañana fue la salida desde la plaza principal y el destino era la capital del estado, a una distancia de al menos cinco horas.

Algunos integraban el equipo que participaría en un certamen de planteles Cobach de todo el estado, otros fueron hasta Zacatecas donde presentaron examen para ingresar a la universidad. El equipo que concursó en Metodología de la Investigación Científica obtuvo el primer lugar.

EL DÍA DE LA DESGRACIA

El día siguiente también hubo actividad, por lo que la salida desde San Luis Potosí fue pasando las dos de la tarde.

Ya eran más de dos horas de camino y la camioneta Urvan blanca, propiedad del ayuntamiento no hacía mucho había tomado la carretera de cuota inaugurada el 12 de septiembre del 2013 por el presidente Enrique Peña Nieto.

El parte oficial indicó que en el kilómetro 008 + 540 en territorio de Rayón, entre las 16: 40 y las 17:00 horas quedó la unidad bajo un enorme remolque color naranja que se había desprendido de un tráiler propiedad de la empresa Transportes González, S. A. de C.V. con placas 733DR-7 del Servicio Público Federal.

Pasaba una patrulla de Seguridad Pública del Estado y los agentes de inmediato actuaron para salvar a los pasajeros y detuvieron al conductor, Mariano Loredo Díaz, de 45 años de edad, quien salió ileso y después se comprobó andaba bajo los influjos de la marihuana.

Nadie se imaginaba la magnitud del percance, pero se apreciaba un cuerpo tirado y en el resto se amasijo de fierros y láminas también había evidencia de más víctimas.

NUEVE BACHILLERES MUERTOS

Conforme se hacían las labores para remover las unidades, se dieron cuenta que el número de fallecidos era considerable.

Jóvenes que portaban su uniforme de playera blanca y pants azul marino, así como otros dos adultos. Un milagro parecía manar del sitio, cuando vieron que uno de los muchachos aún respiraba.

Lo llevaron de inmediato al Hospital General de Rioverde, pero las lesiones en sus órganos ya eran irreversibles, y dejó de existir mientras era atendido.

El lugar se convirtió en una zona de desastre; policías de varias corporaciones de Rayón y Rioverde, paramédicos de la Cruz Roja, peritos, ciudadanos que ofrecían su ayuda. El destino también era irreversible, alrededor de la media noche, el Gobierno Estatal hacía oficial el saldo: 11 personas fallecidas.