Dejan baches en el olvido en Tonalá

Los vecinos del fraccionamiento Misión San Francisco piden reparación de vialidades, luminarias y mayor seguridad . 
Los baches ocasionan que la circulación tanto de automóviles y como de peatones sea más complicada.
Los baches ocasionan que la circulación tanto de automóviles y como de peatones sea más complicada. (Arturo Ramírez Gallo)

Guadalajara

Un tramo de aproximadamente cien metros que se podrían transitar en algunos segundos, se ha vuelto fastidioso, de calculo y de peligro para las suspensiones de los automóviles. Se trata de las calles Misión San Francisco y Riva Palacio en el Fraccionamiento Misión San Francisco en Tonalá. 

Y es que los baches que se han generado en dichas calles han ocasionado que la circulación de los automóviles y peatones sea más complicada. Más hoyos de grandes dimensiones que espacios seguros para el andar de los vecinos. 

“Las calles están intransitables, yo pienso que otras dos lluvias más y vamos a ocupar tractores en vez de coches para circular. Pues estamos muy olvidados. Yo le acaba de poner a mi camioneta como 4 mil 500 de suspensión hace cinco meses y ya ahorita anda igual”, dijo uno de los vecinos. 

El diámetro de los hoyancos puede ir de un metro hasta los dos o tres metros. La profundidad es complicada de calcular pues por las lluvias permanecen llenas de agua. La única forma de saber es arriesgándose a pasar por ahí. 

Por tal razón, las motocicletas prefieren subir a la banqueta, los automóviles subir en los más posible al machuelo y los niños de los centros escolares ubicados en la calle Riva Palacio deben de buscar la forma de cruzar la calle. 

El gobierno municipal de Tonalá no ha tomado acciones para solucionar y tapar los baches, dijeron los vecinos. A algunos les preocupa que los problemas aumenten. 

“El encharcamiento en los baches puede provocar que las alcantarillas y la tubería puedan tener algún problema y si no han arreglado los baches, mucho menos las tuberías”, señaló Monserrat Pérez. 

Los vecinos afirman que la situación de la vialidad no es la única prueba del abandono que tiene el gobierno municipal hacía con ellos, pues aseguran que la poca presencia de la policía ha ocasionado el aumento de robos. 

“Vecinos ya hemos identificado ya por ahí a tres motociclistas que son los que se están dando sus vueltitas y cada rato le quitan los celulares a las personas. Han sido en cualquier horario del día pero es más recurrente por la tarde noche”, contó Jorge Torres. 

Otros de los temas pendientes y que se han reportado es el funcionamiento del alumbrado público. Los vecinos reportan que sólo cuatro lámparas funcionan en el fraccionamiento.