Ayuntamiento de GDL se deslinda del pleito con FINA

La síndica Bárbara Casillas señala que ninguna autoridad municipal signó el documento que designó como sede del evento mundial a esta ciudad. 

Guadalajara

El Ayuntamiento de Guadalajara no quiere verse inmiscuido en el pleito legal que existe entre la Federación Internacional de Natación (FINA) y el deporte mexicano. Este jueves, el municipio expresó su postura respecto las demandas que la federación ha interpuesto por la cancelación de los Mundiales de Natación que se realizarían en la ciudad durante 2017.

“La FINA considera que la ciudad de Guadalajara debe responder por el contrato celebrado el 15 de julio de 2011, en el que se designó como sede del evento mundial a esta ciudad, sin embargo dicho documento no fue suscrito por ninguna autoridad municipal, sólo fue suscrito por la Federación Mexicana de Natación (FMN), por la Conade y por el Code Jalisco, cuya firma fue de Carlos Andrade Garín (ex director del Code).

“Nosotros les reiteramos que el gobierno de Guadalajara no ha firmado documento alguno. Nosotros hemos contestado las demandas a la FINA y se les corre aviso a estas autoridades también. Nos están demandando a la Federación Mexicana de Natación, a la Conade, al Gobierno de Jalisco y al Gobierno de Guadalajara”, compartió la síndica Bárbara Casillas.

Al dar la postura oficial del municipio, la síndica puntualizó que el reclamo de la cancelación asciende a la cantidad de cinco millones de dólares estadunidenses, más el cinco por ciento de interés anual desde marzo de 2015 y hasta la fecha de la resolución.

A lo largo de este litigio, Alfredo Castillo, director de la Conade, ha señalado que no piensa pagar un solo peso a la FINA, y en caso de perder este caso ente el Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas en inglés) buscará que los responsables de este pleito sean quienes den la cara.

El Dato:

Entre esta disputa legal, el pasado 15 de marzo se dio a conocer que la FINA y el Comité Olímpico Internacional (COI) llegaron a un acuerdo para permitir que los deportistas acuáticos mexicanos compitan con los colores nacionales en los próximos Juegos Olímpicos de Río.