Fue un milagro que avioneta cayera en campo militar: Maiz

El empresario José Maiz García expresó que el apoyo de los militares fue fundamental para dar auxilio a los pasajeros de la avioneta: su hijo, un sobrino, un ingeniero, piloto y copiloto.
José Maiz (derecha) acudió al Hospital San José para acompañar a las personas lesionadas, entre ellas, su hijo.
José Maiz (derecha) acudió al Hospital San José para acompañar a las personas lesionadas, entre ellas, su hijo. (Marcela Perales)

Monterrey

El director general de la constructora Maiz Mier, José Maiz García, consideró un milagro el hecho de que la avioneta en la que viajaban su hijo y cuatro pasajeros más haya caído en un campo de la Séptima Zona Militar, en Escobedo, porque los castrenses pudieron dar el auxilio rápido para apagar la aeronave, salvando así la vida de los ocupantes.

Tras registrarse el accidente poco antes de las 08:00 horas, el también presidente del Club Sultanes de Monterrey arribó al Hospital San José, a donde había sido trasladado su hijo José Maiz Domene.

El empresario llegó acompañado de otro de sus hijos, Eugenio Maiz, así como otra decena de familiares y conocidos.

Alrededor de las 11:00 se confirmó que los lesionados estaban fuera de peligro y su estado de salud era reportado como estable.

"Bien, gracias a Dios, ahorita están terminando de evaluar a mi hijo, ya le evaluaron toda la cuestión del cráneo, está perfectamente bien, no hay ninguna lesión; una lesión en la parte baja de la espalda, pero ya era desgaste que él traía.

"Ya está pasando lo difícil, que era asimilar todo lo que pasó, porque realmente cuando él salió se estaba incendiando la avioneta y él fue el que le dijo a los militares que había cuatro personas adentro”.

Maiz García confirmó que las personas lesionadas que viajaban en la avioneta Cessna, era su hijo José Maiz Domene, su primo Alejandro Maiz Garza, el ingeniero de la constructora Sergio Mario Lozano, además del piloto y copiloto.

Explicó que se dirigían a Parras, Coahuila, a supervisar la construcción de unas instalaciones para Cervecería Modelo, y que la aeronave se desplomó a los pocos minutos de haber despegado.

"Fue un accidente inesperado, porque acababan apenas de salir del Aeropuerto del Norte y eso fue lo que los vino salvando realmente, porque si caen más lejos, hubieran tenido más altura, y por el impacto, pudieron haber fallecido todos.

"Yo creo que fue milagroso que cayeran en el campo militar y que estuvieran los militares ahí de inmediato para sofocar el fuego".

Asimismo, confirmó que la avioneta era rentada y no propiedad de la constructora Maiz Mier, como trascendió en un principio.

"Seguramente que la avioneta era antigua y seguramente que fue una falla mecánica en el motor.

"Nosotros no tenemos ninguna avioneta, nosotros viajamos en un avión que nos rentan, pero en esta ocasión estaba ocupado ese avión, entonces iban a ocupar una avioneta Cessna pero tenía fallas, no se fueron en ésa, se fueron en esta otra que les ofrecieron y ésta fue la que tuvo el problema".

Se informó que José Maiz Domene y Sergio Mario Lozano permanecerán internados en el Hospital San José y podrían ser dados de alta en los próximos dos días.