Las averiguaciones previas vs elementos evidencia filtración

No hay adecuado proceso para selección del personal y tampoco lo hay para saber futuro de elementos que no aprobaron exámenes.
Un perfil “elevado” debe ser el criterio para la selección del personal.
Un perfil “elevado” debe ser el criterio para la selección del personal. (Milenio)

Guadalajara

El que existan 677 averiguaciones previas en contra de elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE), evidencia que en la institución no existió un proceso adecuado para la selección y continuidad de su personal y que esto pudo contribuir a los hechos de inseguridad que se han registrado en Jalisco, como el ataque a elementos de la Gendarmería Nacional en Ocotlán, a la Fuerza Única en San Sebastián del Oeste  y la reacción con bloqueos y ataques por el arranque de Operación Jalisco, opinó el académico Francisco Jiménez Reynoso.

“Todo va de la mano porque como había personas, alguna de ellas infiltradas, probablemente entre estos 600 y tantas averiguaciones previas que se tienen, más de alguno están pasando información, eso quiere decir que eso no tienen nada que estar haciendo ahí en la corporación porque iba a dañarla”, dijo el profesor de tiempo completo de la Universidad de Guadalajara.

MILENIO JALISCO le dio a conocer que a 677 elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) se les inició averiguaciones previas y que se iniciaron 693 procesos administrativos.

El otro tema es el proceso para seleccionar al personal que ingresó cuando recién fue creada la Fiscalía General del Estado (FGE), así como la evaluación continua se tiene que realizar al personal que ya laboraba antes de que se fusionaran la Procuraduría General de Jalisco y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado. Pero de acuerdo al investigador, hay un tema pendiente e importante: ¿Qué sucede con los mil 300 elementos de Seguridad Pública que no aprobaron exámenes de control de confianza?

 “En el seguimiento de las personas que no aprueban los exámenes de control de confianza, ¿a dónde se van?, si no hay un banco de datos precisos de esta información, entonces se corre el riesgo a que se suman a las filas del crimen organizado”, dijo el experto.

La desconfianza que la ciudadanía tiene en las instituciones policiales no es nada nuevo. El académico afirma que desde hace 20 años se ha registrado el descontento de los habitantes hacia los uniformados por lo que es urgente crear cuerpos policiales en el que se involucren personas con un perfil “elevado” para que exista cercanía con la población y al mismo tiempo se puedan combatir a los delincuentes.

“Para lograr la confianza entre el servidor público que se encarga de vigilar  (…) y ciudadanos se tiene que emprender un trabajo mayúsculo, pensando en tres plazos, en el inmediato, mediano y largo plazo porque definitivamente está muy erosionada la confianza de la ciudadanía en cara a los cuerpos policíacos y se necesita trabajar, profesionalizarse, capacitarse con la finalidad de tener un rostro amable hacia la ciudadanía para ganarse la confianza”, dijo.  

Recomendó que haya al interior de la Fiscalía trabajo de contraloría, auditoría y supervisión para vigilar así como evaluar el trabajo del personal. Agregó que se debe actuar conforme derecho si un elemento actúa de mala forma y sancionarlo con la separación del cargo, multa o cárcel según sea la situación.