“Ignora” Atlas de Riesgos a la zona sísmica de Guadalajara

Se carece de datos puntuales del enjambre sísmico que afecta a la ciudad pese a que ha causado daños en el último año, aceptan en Zapopan
A raíz de los sismos del 11 y 12 de mayo pasado colapsó esta estructura en una obra en Guadalajara dejando lesionado al obrero Jesús Oblea Prado, de 55 años de edad
A raíz de los sismos del 11 y 12 de mayo pasado colapsó esta estructura en una obra en Guadalajara dejando lesionado al obrero Jesús Oblea Prado, de 55 años de edad (Especial)

Guadalajara

Pese a que la población del Área Metropolitana de Guadalajara atraviesa desde hace un año por un fenómeno de enjambre sísmico (serie de movimientos telúricos muy frecuentes de baja y mediana magnitud), el Atlas de Riesgos del Estado no considera este peligro.

Este documento es muy importante ya que es el que debe enlistar los peligros potenciales a los que se enfrentan los tapatíos –y jaliscienses en general– derivados de fenómenos naturales por zonas de mayor riesgo, y con el cual se perfilan estrategias y políticas públicas de prevención y atención focalizada ante posibles eventos perturbadores.

Al consultar el Atlas de Riesgos del Estado de Jalisco disponible en línea en la dirección http://sitel.jalisco.gob.mx/riesgos/, se puede constatar que el AMG ni sus zonas próximas aparecen como zonas de riesgo sísmico (de terremotos), pese a que hay antecedentes históricos y recientemente registros desde diciembre de 2015, de que el Valle de Tesistán, el de Atemajac y cercanías, han sido origen de al menos 46 temblores y réplicas en apenas 12 meses, y varios de ellos han causado daños materiales y personas heridas en la zona de Venta del Astillero, y en una obra que se desplomó en mayo pasado en un predio contiguo al parque Aguazul.

De acuerdo con el geólogo Luis Valdivia Ornelas, el Área Metropolitana de Guadalajara atraviesa desde diciembre del 2015 por un enjambre sísmico no visto desde 1912 en la entidad. MILENIO Jalisco también documentó que, según reportes del Servicio Sismológico Nacional, nueve de cada 10 sismos locales han tenido su epicentro en el territorio de Zapopan y sus proximidades.

Esta falta de actualización en el Atlas de Riesgos la reconocen autoridades locales del ramo, las que ofrecen que será actualizado.

"Hay dos versiones (del Atlas de Riesgos)... se está actualizando y creo que ya se actualizó, en donde van a aparecer ya, digamos, las zonas de los peligros naturales que es esto, las zonas sísmicas, las zonas de inundaciones, sí, sí se consideró eso, yo creo que ya en el segundo mes del año (en febrero) estará ya publicado, no se ha publicado, pero sí existe ya el Atlas actualizado", afirmó en entrevista con MILENIO Jalisco el Mayor Trinidad López Rivas, director de la Unidad Estatal de Protección Civil del estado.

"La única forma de estar a salvo es de que conozcamos, primeramente qué clase de inmueble tenemos, qué tan endeble es, qué tan seguro es, en dónde me puedo yo parar, ocultarme, refugiarme para no dañarme. Es lo primero que debemos conocer, tanto en las oficinas como en nuestra casa", explicó el Mayor, "No es igual que usted se quede parado a la mitad de la sala de su casa, es el lugar más peligroso, porque va a desplomar el techo, y si se va usted a una esquina donde no haya ningún objeto que le cae encima ese es el lugar más seguro (...) entonces, sí hay que trabajar mucho en el ámbito preventivo".

El titular de Protección Civil de Zapopan, Sergio Ramírez López, reconoció, en entrevista con MILENIO Jalisco, que no cuentan con información puntual de los sismos que han tenido como epicentro (origen) el subsuelo del municipio, debido a que aún se trabaja en la instalación de una red sísmica local.

"Ahorita dependemos de la información que está generando tanto el servicio geológico mexicano, también como también la propia red de la universidad, sin embargo, por la ubicación de las situaciones sísmicas, no se está generando información puntual, que eso es lo que se necesita generar", explicó Ramírez López.

Recordó que los temblores del último año han afectado de manera leve a 500 viviendas con agrietamientos de enjarres, sin ser daños estructurales o severos; sólo una finca de Santa Lucía fue la que sufrió daños mayores en mayo, aunque se sumó su mala técnica constructiva.

El titular de Protección en Zapopan aseguró que ya han capacitado a habitantes de 23 colonias del norte del municipio para que estén preparados en casos de un sismo de alta magnitud, pero esto se debe hacer en toda la región, advirtió.

"Estamos hablando de una zona en particular (de Zapopan), pero la verdad es que si tuviéramos un sismo importante no solamente sería esa zona la que se vería afectada, sería toda la zona metropolitana y sería una parte importante del territorio de Jalisco", detalló Ramírez López.

Coincide Sismológico en riesgo

Aunque la información no es lo más detallada posible, los registros que se tienen de la zona centro de Jalisco hacen suponer que podría haber en el futuro una mayor actividad telúrica derivada del enjambre sísmico que enfrenta en los últimos meses, reconoció el Servicio Sismológico Nacional.

"Recordemos: el hecho de que sean sismos pequeñitos (los actuales) y ocurran, no quiere decir que no podría eventualmente ocurrir uno más grande, verdad, que se pudiera sentir. La insistencia de estos sismos de entre 3 y 4 (grados Richter), creo que el mayor fue de 4.8 si mal no recuerdo, fue en mayo que sí fue un sismo, digamos intermedio, pues, sí liberan energía, pero hay que estar pendientes también, porque pueden ocurrir otros sismos cercanos a estas ciudades importantes", explicó a MILENIO Jalisco Víctor Hugo Espíndola, jefe de Análisis del Servicio Sismológico Nacional, quien recordó que un temblor no se puede predecir.

"Lo mejor que podemos hacer es tomar prevención, no hay de otra, porque no hay una regla que diga 'va a durar tanto y después pasarán tantos años y después (tiembla)', no sabemos si en realidad pueda durar tanto, pero eso es lo de menos, nos podemos acostumbrar, pero no sabemos el potencial, el peligro sísmico que pudiera haber", abundó el especialista.

¿Alerta sísmica?; no funcionaría en el AMG

A raíz del severo terremoto de 1985, en la Ciudad de México se ha incrementado la atención a la prevención de tragedias derivadas de movimientos telúricos, por lo cual se desarrolló una red sísmica que alerta unos segundos antes de la llegada de la "ola" sísmica provenientes de las costas de Guerrero.

Esa alerta, 30 o 60 segundos ante de sentir el temblor, pueden ser la diferencia entre que no haya víctimas humanas o que un temblor deja miles de pérdidas de vidas.

Sin embargo, una red de ese tipo no serviría para el Área Metropolitana de Guadalajara, de acuerdo con expertos.

"Siempre se ha pensado que los daños provienen de sismos que vienen de la costa, pero no, los daños más importantes históricamente documentados para Guadalajara son los que se presentan en estructuras geológicas cercanas a Guadalajara, ese es el problema y nunca se había considerado ese escenario", explicó a MILENIO Jalisco Luis Valdivia Ornelas, coordinador de la carrera de Geografía del CUCSH de la UdeG, y experto en geología.

"Es que aquí no se puede (operar) porque son sismos tan cercanos a la zona metropolitana que no hay tiempo para que pueda monitorearlo una red... en (la Ciudad de) México lo bueno es que están a 600-700 kilómetros de distancia de la zona generadora de sismos, que es la zona de Guerrero, pero aquí, en Guadalajara estamos a cinco kilómetros del epicentro, entonces, realmente, pues no, es cuestión de segundos cuando se rompen las rocas, se genera energía y afecta al valle, entonces, aquí realmente no se puede eso, porque, digamos, estamos casi sentados encima de la zona de fallas", precisó el especialista.

Para tratar de tener más información de la actividad del subsuelo del AMG, ya se trabaja en un nuevo proyecto.

"Hay un grupo de investigadores de la Universidad (de Guadalajara) que están montando una pequeña red sísmica para controlar mejor la información, porque la información que proporciona el Servicio Sismológico Nacional es muy general, y sí se necesita un trabajo más detallado que nos permita contar con información, una red más local", detalló Valdivia Ornelas.

"Normalmente el Servicio Sismológico Nacional los ubica a cierta cantidad de kilómetros, entre 15 y 5 kilómetros de un lugar que le llaman Nuevo México, en Tesistán, pero nosotros tenemos ciertas dudas porque, digamos, la red nacional, digamos, no está adecuada a estas condiciones de sismos en estructuras geológicas locales, más bien, su diseño está orientado a poder percibir los sismos que se presentan en la Costa".

La Primavera, otro riesgo

El bosque de La Primavera representa un gran aporte de recursos y beneficios ambientales para el Área Metropolitana de Guadalajara, pero también un riesgo para la urbe.

Desde hace más de un siglo se han hecho expediciones científicas a este espacio natural, pero Phil C. Weigand, investigador del Colegio de Michoacán y fallecido en 2011, realizó un estudio sobre el riesgo de la actividad volcánica y sísmica de La Primavera.

"Los cerros de Coli están localizados en las afueras de la ciudad de Guadalajara. Popularmente, el lugar es también conocido como La Primavera. El Coli es una caldera volcánica activa (...) y hoy representa un peligro para su vecina Guadalajara. Las calderas, como tipos de volcanes, son mucho más peligrosas que estrato–volcanes, como lo son los volcanes de Colima y el Ceboruco", escribió Weigand en su reporte de 2007 y actualizado en 2011.

"Las calderas explotan de manera violenta con muy poco aviso. Los avisos muchas veces son sutiles, pero, sin el equipo para medir y vigilar las actividades geológicas en el interior de la Caldera de Coli, la ciudad de Guadalajara está expuesta a un peligro innecesario".

Claves
Alerta capitalina

El Sistema de Alerta Sísmica (SAS) emite avisos en el Valle de México cuando una serie de estaciones sensoras localizadas a lo largo de la costa de Guerrero confirman la ocurrencia de un sismo de gran magnitud en esta zona.

La utilidad del SAS radica en que la velocidad de propagación de las ondas de radio (por medio de las cuales se transmite la alerta) es mayor a la velocidad de propagación de las ondas sísmicas.
El aviso anticipado del inicio del sismo que ocurre en la costa de Guerrero a su arribo al Valle de México es de aproximadamente 60 segundos.

Ese minuto previo es tiempo suficiente para llevar a cabo medidas de evacuación que reduzcan la posibilidad de que se genere un desastre de mayores magnitudes en las zonas pobladas.
Fuente: Centro de Instrumentación y Registro Sísmico A.C. www.cires.org.mx, y Servicio Sismológico Nacional