Crecen peticiones para dejar a abuelitos en asilos

Las causas del abandono de adultos mayores son porque representan una carga para sus familiares, hay desintegración, se extraviaron o se quedaron solas en la vida.
En los centros de asistencia del DIF les brindan atención y apoyo a los adultos mayores.
En los centros de asistencia del DIF les brindan atención y apoyo a los adultos mayores. (Victor González)

Tamaulipas

Los centros asistenciales del DIF y los asilos de Tamaulipas reciben más peticiones para dejarles en cuidado a los adultos mayores, aumentando con ello el abandono de las familias. A decir de las autoridades del Sistema de Desarrollo Integral de la Familia, las causas de esta situación son: que los abuelitos representan una carga para sus familiares, hay desintegración, se extraviaron o se quedaron solas en la vida.

Federico Torre Anaya, coordinador de los Centros Asistenciales de los DIF Tamaulipas, dijo que han hecho mucho énfasis en que el ingreso de una persona, debe ser mayor de 60 años y que se encuentre en abandono total, porque en ocasiones las personas tienen familiares y para ellos representa una carga.

"Porque te topas con historias de que hay familia, pero no se quiere hacer cargo de ellos, aquí es una función importante del estado de que también es una responsabilidad como hijo o como hermano, de también hacerte cargo de una persona adulta mayor".

En estos casos que se han registrado, añadió, se dialoga con los familiares y se les hace ver que la persona no cumple con el requisito de ingreso, incluso en ocasiones las personas son los dueños de las viviendas donde habitan.

Dijo que los motivos porque estas personas terminan viviendo en una casa hogar, es que se extraviaron, por desintegración familiar o que la persona haya quedado sola en la vida y decida solicitar ayuda.

"En caso de abandono total hemos encontrado adultos mayores que viven solos, en colonias o en casas, problemática económica y maltrato familiar, básicamente esas cuatro, cinco pueden ser los motivos de ingreso a una casa hogar del adulto mayor".

Dijo que las restricciones han permitido que se mantenga un número aceptable de adultos mayores en las casas hogares, porque de abrirse a recibir a cualquier persona, éstas se llenarían.

En ese sentido, agregó, en Tamaulipas se cuentan con seis casas hogares, dos fueron inauguradas recientemente, una en el municipio de Camargo y otra en Díaz Ordaz.

Destacó que tan solo en Ciudad Victoria hay 105 adultos mayores: 55 son hombres y el resto son mujeres. Dijo no contar con la cifra exacta del número de personas que hay en el resto de las casas, debido a que son manejadas por los DIF municipales.

"Tenemos un histórico, si nos vamos a seis años hacia atrás, más o menos 120 personas adultas, entrada y salida, muchos son por decesos propios de la edad, muchas son personas arriba de 60 años o 90 años".

En Reynosa, la Procuraduría de Protección al Menor, la Mujer y la Familia del Sistema DIF Municipal, informó que se ha incrementado la cifra de personas que van a solicitar informes sobre cómo se puede albergar a los abuelitos.

Carlos Eduardo García Juárez, procurador de esta dependencia en Reynosa, señaló que durante el 2015 se presentaron 35 personas con la intención de abandonar a sus padres en la Casa Hogar de los Abuelitos, por lo que ya se trabaja para sensibilizarlos y evitar vejaciones hacia este sector tan vulnerable de la población.

En ese sentido, la presidenta de la asociación civil "Corazones Jóvenes" en esta frontera, Juanita Sánchez Jiménez, lamentó que tan solo el 2015, más de 300 ancianitos que tienen a su cargo en el asilo, sufrieron el abandono por parte de sus familiares.

"En el asilo atendemos a alrededor de 300 abuelitos, la mayoría de ellos están solos, no saben nada de sus hijos, no acude a verlos ningún familiar y eso es maltrato psicológico, nosotros lamentamos día a día la violencia emocional que sufren nuestros adultos mayores hoy en día".

En Nuevo Laredo, un total de 81 adultos mayores que en su mayoría han sido abandonados por sus familiares, son los que se encuentran en la casa hogar "Vida y Esperanza", dijo Raquel Ortega Rodríguez, jefa del lugar.

Detalló que de esa cantidad 40 son hombres y 41 mujeres, los cuales reciben alimento tres veces al día, cuentan con dormitorios, atención psicológica, física y actividades de recreación, además que son atendidos por personal médico capacitado las 24 horas del día.

"Tenemos algunos casos que tiene más de 15 años viviendo aquí, mucho de ellos no cuentan con familia, ya que nunca se casaron o no tienen hermanos, otros son abandonados por sus familiares porque no viven en la ciudad", mencionó.

Aseguró que durante el 2015, se reincorporaron a un total de 6 adultos mayores, con familiares que principalmente vivían fuera de la ciudad. Añadió que el año pasado perdieron la vida en el albergue un total de ocho abuelitos, haciéndose cargo de los gastos funerario el gobierno municipal.

Destacó que la mayoría de los abuelitos oscilan entre los 60 y 100 años de edad, además que presentan alzhéimer, artritis, sordera, entre otras enfermedades degenerativas.

Dijo que una cuarta parte de los adultos mayores cuentan con Seguro Popular y algunos otros con Seguro Social, por lo cual reciben una buena atención médica si lo requieren.

ASESORÍA DEL INAPAM

La delegada del Instituto Nacional para las Personas Adultas Mayores (Inapam) en Tamaulipas, Luz Elena Rodríguez, dijo que sí hay maltrato a adultos mayores pero la mayoría no presentan la denuncia por el cariño que tienen hacia los hijos o nietos, que son quienes más los maltratan o se aprovechan de ellos para quitarles sus bienes, casas, terrenos, dinero o hasta la tarjeta con la que cobran su pensión.

Destacó que es importante que este sector de la población tenga conocimiento que en el Inapam los pueden ayudar en la defensa de sus derechos y respeto.

Luz Elena Rodríguez indicó que en las oficinas de la Delegación se puede ofrecer orientación y asesoría a los adultos mayores que son objeto de abusos físicos, verbales y despojos.