Pide arzobispo respeto a comunidad LGBTTTI

Nosotros tenemos que respetar; que nadie sea burlado por una situación como ésta, señala Rogelio Cabrera López.
Rogelio Cabrera invitó a los regiomontanos a vivir la Semana Santa sin excesos.
Rogelio Cabrera López, arzobispo de Monterrey. (Foto: Roberto Alanís)

Monterrey

La postura de la iglesia católica ha cambiado recientemente para adoptar medidas respetuosas y de bienvenida hacia la comunidad homosexual, reconoció el arzobispo de Monterrey Rogelio Cabrera López.

En rueda de prensa dominical, el prelado aseguró que la postura del Papa Francisco ha sido muy clara en este sentido, y en reconocimiento por la celebración del 17 de mayo, en que se busca concientizar y visibilizar por el Día Internacional contra la Homofobia y la Transfobia, insistió en que la comunidad debe evitar caer en prejuicios y violaciones a los derechos humanos contra personas sólo por su orientación sexual.

"Todo lo que sea palabra agresiva o actitudes de falta de caridad no puede ser aceptada. La Iglesia sabe, y así lo enseña hoy de manera contundente el Papa, nosotros tenemos que respetar; que nadie sea burlado, que nadie sea descontado socialmente por una situación como ésta, por ser homosexual o por ser lesbiana", consideró.

Aunque todavía falta mucho por hacer en este sentido, Cabrera López aseguró que han habido avances, en que no solo la Iglesia, sino la sociedad en general se ha mostrado más respetuosa y capaz de aceptar a las personas homosexuales. 

Sin embargo, estos avances también se han dado por cambios en las legislaciones.

Pese a su historia de rechazo hacia esta comunidad, el prelado explicó que la Iglesia está trabajando para invitar a la comunidad gay a acercarse, mediante estrategias y grupos que existen también en Monterrey. Éstos se enfocan principalmente en la aceptación y el respeto, pero también para ofrecer a los interesados un lugar para la "reflexión". 

"Creo que la Iglesia está trabajando muy en serio y en nuestras parroquias tenemos tareas pastorales para que aquellos que quieran reflexionar sobre su situación tienen oportunidad de hacerlo.

"También la pastoral de la iglesia es hoy de aceptación y de respeto para que ninguna persona pueda sentirse relegada y despreciada por la comunidad", puntualizó.