Espera Iglesia que el gobernador no defraude a la población

El Arzobispo menciona que como parte de la idiosincrasia del país, los ciudadanos vuelven a poner sus esperanzas en los nuevos gobernantes, cada que cambia una administración.

Monterrey

La Iglesia Católica espera que el gobernador de Nuevo León no defraude a la población, porque piensa que cada vez que empieza un nuevo sexenio la gente vuelve a poner su confianza en que no se cometan casos de corrupción.

Al ser abordado en la sala de su oficina particular, en la Catedral de Monterrey, el arzobispo, Rogelio Cabrera López, afirmó que los estándares de corrupción en todo el mundo han crecido y México no es la excepción, por lo que indica que hay que estar vigilantes para que en Nuevo León no se repitan actos como los denunciados en la administración saliente.

"El caminar del país y de México también se encuentra en la problemática internacional, los estándares de corrupción en todo el mundo han crecido considerablemente, por eso hay que estar vigilantes y al pendiente de que se hagan bien siempre las cosas.

"Es una tarea muy complicada porque no se resuelven las cosas con la voluntad de una sola persona, si no con la ayuda de los que intervienen, sobre todo los que tocan el dinero; tenemos que confiar como siempre y en cada sexenio; cada vez que entra un gobernante la gente vuelve a poner la confianza, a veces la defraudan", señaló.

Así mismo, exhortó a los ciudadanos a que, de su parte, demuestren un buen comportamiento y se mantengan en un camino ético y moral.

Cabrera López hizo mucho énfasis en que la población siempre está esperanzada a que no se cometerán actos de corrupción y siempre da el beneficio de la duda.

"Pero la gente sigue esperando y hoy la gente sigue esperando en México, en nuestro país; nuestro pueblo, siempre da el beneficio de la duda y siempre espera tener un nuevo amanecer.

"Yo creo que esto es también parte de nuestra idiosincrasia, que los mexicanos siempre creemos en el mañana y ojalá que vayamos concretando esa esperanza", comentó.

El prelado dijo que sólo queda confiar en las autoridades y en los nuevos gobiernos.

"Y la autoridad tiene que acompasar el camino de la sociedad, vamos a confiar, vamos a trabajar, quién no desea el bien para nuestra ciudad, quién no desea que los pobres y los que no tienen trabajo alcancen una vida digna y ojalá que se avance un pasito y otro pasito más", reiteró.