Cardenal habla sobre debate entre padres de familia y profesor transgénero

Llama al respeto de los derechos y cumplimiento de obligaciones por ambas partes. 

Guadalajara

La solución para definir el futuro de Andrea Carolina, mujer transgénero que imparte la asignatura  de español en la secundaria Mixta 4 tras el reclamo de padres de familia que solicitaban que asistiera a dar clases vestida de hombre, está en el respeto de los derechos y obligaciones de ambas partes, dijo el cardenal Francisco Robles Ortega.

Por una parte, Robles Ortega detalló que Sergio González o Andrea Carolina está en su derecho de expresar su identidad de la forma en la que lo decida y que eso no debe de ser factor para cuestionar su ejercicio como académico. Pero si le pidió que pensara en el efecto que pudiera causar en sus alumnos.

“Lo único que se trata que él se concrete a cumplir profesionalmente su profesión, su trabajo, y también que piense el efecto que puede tener sobre todo en jóvenes, en niños, en adolescentes que están precisamente posicionándose en su identidad, lo que pudiera inquietarles una actitud así. Yo creo que esta persona que tiene todos los derechos como ya lo dije, tiene también la obligación de pensar en los efectos que puede tener en los derechos del niño de no ser confundido”, dijo.

También se refirió a los padres de familia quienes tienen la oportunidad de decidir si quieren que sus hijos continúen o no en dicho centro escolar. Pero su obligación también está en el orientar a sus hijos.

“Tienen un trabajo más cuidadoso qué hacer los padres de hacerles entender a sus hijos la diversidad de las personas y de las formas de vivir y ayudarles a sus hijos que esto no les afecte negativamente y no les cause mayor problema”, explicó.