Diez años preso con "Mamá" Rosa

Hugo sufrió abusos como otros niños: castigos sin alimentos, golpes, pero sobre todo, encierro. "La Jefa" no le permitió irse del albergue ni siquiera al cumplir la mayoría de edad.

Guadalajara

Hugo Casillas Barrera es un joven jalisciense de 21 años que fue privado de su libertad en el albergue de Mamá Rosa, donde vivió más de diez años “preso”. Llegó a La Gran Familia junto con su hermano mayor, Manuel, cuando tenía 11 de edad, referido por el DIF Jalisco de otro albergue en Guadalajara, al que habían sido ingresados por voluntad de su madre, quien trabajaba dos turnos y no tenía quién los cuidara. Fue el propio DIF el que le recomendó la casa hogar donde los dejó, en El Sauz, pero no supo de su traslado a Zamora hasta que ya estaban allá.

En una década, Hugo sufrió abusos como otros niños: castigos sin alimentos, carencias, golpes, pero sobre todo, encierro. Recuerda que al principio quiso ver la calle, y le valió muy caro.

“Me subí a la malla para ver la calle. El policía que estaba cuidando me bajó y ya me fui. Al día siguiente me habló La Jefa, Mamá Rosa, me metió a su oficina y le habló a uno que le ayudaba, se llamaba Josué, y le pasó una vara de violín y me empezó a pegar bien feo, […] y me le hinqué a Mamá Rosa para que ya no me pegara”, recuerda Hugo, quien no volvió a asomarse.

Su hermano, que dice nunca se dobló ante La Jefa, por lo cual lo castigaba con frecuencia, escapó en 2009. Manuel contó a su madre sobre los castigos y privaciones. Manuel fue víctima de un homicidio en Tlajomulco ese mismo año, y la señora Angélica Barrera trató de recuperar a Hugo sin ningún éxito.

“Yo fui y le dije a Mamá Rosa que me dejara salir a Hugo, yo ya había perdido al otro, y me contestó: ‘Si en otras ocasiones no te lo daba ahora menos te lo voy a dar porque no quiero que lo vayan a matar. De hecho tu hijo no te quiere ver, tú para él ya no eres su madre’. Y envió al que cuidaba la puerta y tardó como media hora y cuando regresó dijo que el niño no la quiere ver y que se largue, […] la Mamá Rosa me dijo ‘¿no estás escuchando? Tú no eres nadie lárgate de aquí’”, narra la mujer.

Hugo no pudo salir ni cuando cumplió los 18 de edad. Trabajó de peón de albañil en unas casas que supone eran de La Jefa, que asegura se hacía de la vista gorda ante los abusos sexuales y las relaciones consentidas.

La Jefa se hacía de la vista gorda, porque ahí se sabía. Incluso se llegaron a embarazar ahí. […] El Mike abusaba de las mujeres y también el que le dicen Cito, abusaba de ellas y de los hombres”, sostiene Hugo.

Angélica declaró en contra de Rosa del Carmen Verduzco, alias Mamá Rosa, segura de que la mujer aún anciana, no es ajena a los delitos que se han descubierto.

“Yo levanté cargos contra ella y contra El Mike, él fue el que me los maltrataba, él fue el que me encerró al otro [Manuel] en el mentado Pinocho a no darle alimento, no darle nada, lo sacaba, lo golpeaba y lo volvía a meter, […] ahorita yo siento mucha impotencia, mucho coraje el ver que la señora tan campante, […] para pronto se la lleven a un hospital privado, la atiendan bien, como que si hubiera sido la madre Teresa de Calcuta. La verdad no se vale”, asegura la mujer.

Finalmente Hugo pudo salir de su encierro el sábado pasado y reunirse con su madre diez años después. El DIF Jalisco no lo apoyó en su traslado aunque Angélica sostiene que se lo pidió al funcionario que coordinaba el traslado de los niños en camionetas con el logotipo del organismo. “Me dijo que sí ahorita, y así me tuvo dos días”.

Hoy, el joven pide a las autoridades jaliscienses un trabajo para sacar adelante a su madre y hermanos menores, y que le ayuden a recuperar documentos personales, como el certificado de la prepa que asegura concluyó en La Gran Familia.

Hugo rehúye la calle que tanto extrañaba. “Está traumatizado”, adelanta Angélica, con sabiduría de madre. Él dice que quiere darle vuelta a la página y aprender a vivir sin miedo, y poder disfrutar de la libertad.

MAMÁ ROSA SALIÓ DEL HOSPITAL

María del Carmen Verduzco Mamá Rosa, fundadora del albergue La Gran Familia de Zamora, Michoacán, fue dada de alta ayer de un hospital en Zapopan a donde ingresó para ser sometida a un procedimiento quirúrgico para implantarle un catéter.

Mamá Rosa respondió satisfactoriamente al tratamiento. Los galenos que la atendieron decidieron darle el alta médica a la mujer de 79 años de edad. 

Fuentes cercanas al nosocomio informaron que María del Carmen Verduzco fue trasladada por sus familiares en una camioneta al estado de Michoacán.

Trascendió que la persona que pagó los honorarios médicos por la cirugía a la que fue sometida Mamá Rosa erogó aproximadamente 70 mil pesos. Además. se rumora que en los próximos días María del Carmen Verduzco podría ingresar al Instituto Nacional de Cardiología para continuar con su tratamiento. (Jorge Martínez/Guadalajara)