A 8 años de inaugurarse, Plaza Guadalajara está en el olvido

Su apertura al público ocurrió en 2006 para regularizar el comercio informal en el centro de la ciudad; hoy los locales se encuentran vacíos y los vendedores continúan en las calles.
De los más de 300 locales que posee la plaza, sólo se ven abiertos alrededor de 30.
De los más de 300 locales que posee la plaza, sólo se ven abiertos alrededor de 30. (Víctor Hugo Ornelas)

Guadalajara

Se inauguró en noviembre de 2006 como un proyecto para acabar con el ambulantaje y a la vez dar oportunidad a que todos quienes lo practicaban en la zona del primer cuadro del centro de la ciudad pudieran regularizarse y tener certeza de su negocio, sin embargo, actualmente, Plaza Guadalajara está olvidado por los clientes, abandonado por los comerciantes y fuera del mapa de la autoridad municipal.

Con 335 locales subterráneos, ubicados en la plaza Laureles frente a la Catedral Metropolitana, Plaza Guadalajara se convierte en un elefante blanco que habita bajo tierra, cuyo oxígeno es el flujo de dinero y que en sus condiciones actuales está a punto de morir de asfixia.

De los más de 300 locales, apenas y se pueden ver abiertos alrededor de 30. Por los pasillos es raro ver persona alguna, de vez en cuando algún despistado baja y camina entre cortinas cerradas como si buscara la salida de un laberinto, esto se refleja en los números que arrojan las ventas. “Hay veces que no vendo nada, ni un peso, y otras que si se vende bien, pero bien te estoy diciendo 500 pesos”, mencionó una mujer que atendía un negocio de artesanías y recuerdos.

La renta de locales comerciales es de 200 pesos al mes, una cantidad que parecería muy económica si se compara con cualquier otro espacio comercial en el centro de la ciudad, pero que para los que deciden laborar en este espacio, es una cifra que merma considerablemente su ingreso.

El público meta de estos mercaderes es algo que no pueden medir realmente según lo explican, y se deben conformar con la gente que baja a utilizar los sanitarios. “Realmente ese es nuestro mercado actualmente, de hecho la del baño ha de ser la que mejor ingreso tiene de todos nosotros”, señaló el propietario de cinco locales en este lugar, que cabe mencionar, se ha hecho de estos espacios luego de que los propietarios originales los abandonan y se suman a la creciente cifra de comerciantes ambulantes que se establecen en las calles del centro.

Incertidumbre no falta en este lugar, las estructuras que han sido colocadas pueden dar una imagen que los comerciantes que aun se mantienen en este espacio consideran equivocada “Pusieron esas estructuras como si esto se fuera a colapsar, eso asusta a la poca gente que viene, a veces hacen pensar a uno que nos quieren desaparecer”, comentó David Contreras, que además, consideró que el olvido de la autoridad municipal no se puede justificar con las obras del la línea tres del Tren Eléctrico que pasarán a un costado de esta zona, “Eso de la línea tres es reciente, nosotros te hablamos de más de cinco años en que no han hecho nada por promover este espacio, concluyó otro de los comerciantes.