REPORTAJE | POR PEDRO ALONSO

A 25 años, denuncian petroleros un saqueo

Roberto Castro Lozada, líder que ofreció casas y nunca cumplió

El líder sindical solicitó un préstamo a Pemex para construir viviendas para los obreros, pero nunca fueron edificadas, y para pagar la deuda otorgó un predio de los trabajadores sin su aval

San Martín Texmelucan

Un cuarto de siglo se cumple en este 2013 que el líder de la sección 46 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Roberto Castro Lozada, ofreció viviendas a los sindicalizados del Complejo Petroquímico de San Martín Texmelucan, a cambio de autorizar la solicitud de un préstamo a Petróleos Mexicanos (Pemex) para la compra de un predio y la edificación de las casas.
Pero nunca se adquirió el terreno, las viviendas nunca se construyeron, el dirigente nunca explicó el destino de ese financiamiento, y el adeudo lo pagó con un predio propiedad de los trabajadores, sin haber solicitado el aval de ellos. A 25 años de la promesa, hoy los sindicalizados dicen que fueron saqueados.
El trabajador jubilado del Complejo Petroquímico de San Martín Texmelucan, Juan Evaristo Vilchis Correa, dijo que en 1988 Roberto Castro solicitó el préstamo por 980 millones de pesos (antes de la eliminación de los tres ceros al peso mexicano) a Pemex.
El dinero debió usarse para la adquisición de terrenos ubicados en la localidad de Santa María Moyotzingo, municipio de San Martín Texmelucan, para la edificación de un conjunto habitacional para los trabajadores sindicalizados, así como para una tienda sindical.
El líder sindical reportó que fue adquirida sólo una parte de los terrenos, sin que quedara claro el lugar y la superficie, pero el adeudo quedó con Petróleos Mexicanos.
Tras el paso de los años, la paraestatal exigió el pago del préstamo. Sin realizar una asamblea con los sindicalizados, el dirigente vendió después del año 2002 el predio denominado “Tetitla” perteneciente a la Sección 46, a la empresa Servicios Inmobiliarios Auge Hogar SA de CV.
Varios trabajadores entrevistados acusaron a su dirigente de cometer un acto ilegal a ‘espaldas’ de ellos, porque nunca fueron consultados para la transacción.
Dicha inmobiliaria edificó una colonia que estoy está ocupada por miles de habitantes.
El predio ‘Tetitla’, mejor conocido como La Granja de Los Pinos, está localizado en la comunidad de Santa Catarina Hueyatzacoalco, del municipio de San Martín Texmelucan, inscrito en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio de Huejotzingo, Puebla, en el libro 1, tomo 48, foja 88, número 201.
De acuerdo al documento de compra venta del cual posee copia este reportero, el terreno tiene las siguientes colindancias:
“AL NORTE, doscientos cincuenta y un metros, con propiedad de Amada Sevilla; AL SUR, doscientos cincuenta metros, con terreno de Francisco Hernández; AL ORIENTE, noventa y seis metros, con terreno de la Ex Hacienda de San Miguel Lardizábal, y AL PONIENTE, noventa y seis metros, con Francisco Sevilla y Gonzalo Arana”.
Para poder venderse ese predio, de acuerdo al órgano que rige al Sindicato Petrolero, en su Artículo 197 fracción, 26, las normas de acción de los Comités Ejecutivos Locales, señala:
“Evitar compromisos de orden económico que pongan en peligro las propiedades muebles, inmuebles y en general la economía de la sección o delegación; excepción hecha de los casos en que tales compromisos sean aprobados por las dos terceras partes de los miembros de la misma”.
En este sentido, no hubo cumplimiento de la asamblea para que pudieran enajenar, omisión que también fue avalada por un Notario Público, afectando así los intereses de los trabajadores petroleros.

Presentaron denuncias ante PGR; no fueron aceptadas

Juan Evaristo Vilchis aseguró que los sindicalizados acudieron en su momento a la Procuraduría General de la República (PGR) para denunciar la venta ilegal del predio con el que se pagó a Pemex, pero nunca fueron aceptadas sus acusaciones.
En el Ministerio Público Federal no dieron entrada a la querella, al considerar que era una cuestión que debería de resolverse al interior del Sindicato, por la “autonomía sindical”.
El trabajador jubilado dijo que nunca fue especificado el monto de la venta de ese terreno a la empresa Servicios Inmobiliarios Auge Hogar SA de CV, que construyó viviendas de interés social. Pero los trabajadores tienen la sospecha que fue superior a los dos millones de pesos.
De acuerdo a las escrituras notariales la venta del predio fue porque el sindicato petrolero le debía un recurso de 980 millones de pesos, del préstamo solicitado en 1988.
Sin embargo, de acuerdo al instrumento número 10,881 del Notario Público No. 1, del Distrito Judicial de Huejotzingo, cuyo titular es Ernesto Guerrero Olivares, registrado en el volumen Número 198, señala que el 26 de septiembre de 1998, Petróleos Mexicanos le entregó al Sindicato Revolucionario de Trabajadores Petrolero de la República Mexicana, sección 46, cuyo dirigente es Roberto Castro Lozada.
“El arquitecto don Manuel Miranda Montes de Oca, como superintendente de Control de Obras de la Unidad hace entrega de la cantidad de $980,000,000.00, novecientos ochenta millones de pesos, cero centavos, moneda nacional consignada en el cheque número trece mil seiscientos ochenta y nueve  de fecha dos de agosto del año en curso”.
Dicha cantidad, era con el fin de ser aplicado a la adquisición de los terrenos ubicados en la Población de Santa María Moyotzingo, municipio de San Martín Texmelucan,… en donde se desarrollará el Conjunto Habitacional proyectado por los trabajadores de dicho sindicato”.
En dicho acuerdo quedó asentado que Pemex le otorgaba al STPRM, sección 46, un plazo de 90 días contados a partir de la firma de dicha acta, para la adquisición de los terrenos; sin embargo, el convenio nunca se cumplió, ya que los campesinos de Santa María Moyotzingo se negaron a vender sus terrenos.
Por lo que el dirigente sindical tramitó el instrumento notarial 14,521, registrado en el volumen número 248, ante el licenciado Ernesto Guerrero Olivares, notario público número 1 de Huejotzingo, para protocolizar “convenio de reconocimiento de adeudo, pago parcial y garantía hipotecaria”, celebrada el 31 de octubre de 1991, con Petróleos Mexicanos.
En dicho instrumento, en la sección dos, se reconoce que el sindicato petrolero de la Sección 46, solicitó a Pemex el préstamo de 980 millones de pesos, recurso con el cual se compraría el predio rústico de 35 hectáreas, sobre la carretera federal, del tramo Texmelucan-Huejotzingo, dentro del territorio de Santa María Moyotzingo.
Sin embargo, de acuerdo a la cuarta sección, el sindico petrolero reconoce “que únicamente pudo adquirir una parte del predio origen del préstamo y en consecuencia no se invirtió todo el financiamiento y habiendo transcurrido en exceso el termino de tres meses señalado en el acuerdo 79,88, por lo que reconocen el crédito y los interés legales que se hayan generado”.
En la década de los noventa se definió que la cantidad de la deuda cerró en 1,251 millones, 950 mil pesos.

Permanencia de líder sindical, por apoyo a políticos

Roberto Castro Lozada festejaba sus cumpleaños al exgobernador Mario Marín en Texmelucan y apoyaba a candidatos a diputados federales y a senadores por ese distrito.
Evaristo Vilchis Correa consideró que la permanencia de Roberto Castro Lozada durante décadas al frente de la sección 46 del STURM, es por los apoyos económicos que ha prestado a políticos.
Pero además señaló que los dirigentes petroleros de todo el país así se conducen.
Roberto Castro ha apoyado a los candidatos priistas tanto a gobernadores como presidentes de la República.
El dirigente presta favores a aciertos trabajadores petroleros, otorgando plazas temporales, para que trabajen sus familiares, o puedan obtener su contrato como permanentes, acusó.
De tal modo que cuando las asambleas que son a mano alzada, sus más cercanos están al pendiente de quienes estarían votando en contra para con ello darlos de baja de la plantilla laboral del Complejo Petroquímico Independencia.
Así mismo, reconoce Vilchis Correa, “la única vez que no se reeligió fue con la caída de la Quina”.
Cabe señalar, el líder sindical nació el 5 de enero de 1942, es avecindado en San Martín Texmelucan.
Al ser originario del municipio de Huauchinango, en el 2011, durante el festejo de los 150 años de la fundación, se le otorgó reconocimiento al decano líder de la Sección 46 del Sindicato de Trabajadores Petroleros de México por dar empleo  a mil 100 huauchinanguenses.
Para recordar, en diferentes procesos de renovación de la dirigencia sindical, ha sido acusado de planear fraudes electorales para garantizar su reelección como secretario general, ya que ha impedido la participación de otras planillas.
El funcionario petrolero cumplió más de 43 años de desempeñar diferentes cargos desde el sindicato petrolero. En los años 1988 y 1991 la Comisión Nacional de Derechos Humanos intervino para auditar supuesta malversación de recursos públicos.



En 1988, Roberto Castro solicitó un préstamo por 980 mdp a Pemex para una construcción. Nunca quedó claro el lugar y la superficie, pero sí quedó resgistrado el adeudo.