90 años de la UdeG, una historia entre la grilla y los avances 

La universidad de Guadalajara celebra hoy con diversas actividades su refundación, entre ellas la develación de algunas estatuas.
La red universitaria de la UdeG le permitió a la casa de estudios descentralizarse.
La red universitaria de la UdeG le permitió a la casa de estudios descentralizarse. (Patricia Reyes)

Guadalajara

Hoy la Universidad de Guadalajara cumple 90 años de su refundación como institución pública, la gran parte de su trayectoria, por no decir toda, bajo un escenario predominantemente político e ideológico, solo opacado por los avances en la extensión de la educación. 

La UdeG, como en todas las historias de vida, se cuenta por sus activos y pasivos, que dentro de sus “malas prácticas” aún se concibe a la grilla política, la cual nació a partir de su restablecimiento, el 12 de octubre de 1925, con un poderío ideologizado, lo que llevó a la institución a su cierre temporal el 28 de octubre de 1933. Este hecho dio pie a que algunos profesores y estudiantes que rechazaban la política de una educación socialista fundaran, el 3 de marzo de 1935, la Universidad Autónoma de Occidente hoy Universidad Autónoma de Guadalajara. 

A partir de esas fechas, según enunció en entrevista para MILENIO JALISCO, Juan José Doñán, cronista y académico de la UdeG y del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (Iteso), se originaron hechos y posturas facciosas que provocaron un “desgaste inútil para la universidad” hasta la caída del muro de Berlín y con ello el de otros acontecimientos que devinieron en el fin de la Guerra Fría, lo cual atenuó de manera notable los conflictos. De manera tal, que la máxima casa de estudios ya no enarbola la bandera socialista, e incluso en 1993 pidió al Congreso del Estado que le autorizara ser autónoma cuando antes, para los dirigentes, la autonomía era un hecho aborrecible. 

“Esto no significa que la UdeG haya dejado de tener posturas políticas sobre todo a través de sus dirigentes, la universidad es semillero de políticos. Ahora mismo la tenemos como un grupo político actuante las 24 horas del día que tiene en su haber la franquicia del PRD  (Partido de la Revolución Democrática), que algunos de sus rectores militan en el PRI (Partido Revolucionario Institucional) pero ya no se defienden banderas ideológicas, el hecho de que ahora haya gente del PRI, PRD, PAN y hasta de Movimiento Ciudadano habla de que los tiempos son otros”, abundó. 

Dijo que en la actualidad, la lucha por el poder, por influir en la vida política y por ostentar cargos públicos, merma la prioridad de la universidad que debería ser: defender los principios constitucionales de la educación; tener un subsidio suficiente para darle cabida a todas las personas que lo soliciten y trabajar por acrecentar su calidad educativa a la par de su territorio demográfico. 

Como prueba de lo anterior, Juan José Doñán reprocha el desvío de recursos y excesos que la universidad ha efectuado en infraestructura impropia para la misma, que lejos está de posicionarla como una institución racional.

“Su ampliación en infraestructura no se ha dirigido a lo que más le conviene a la sociedad jalisciense, ¿para qué sirve el Auditorio Telmex?, sirve para que se presenten espectáculos no culturales sino de la estética de Televisa, es decir, una universidad no se debe dedicar a eso. La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) no presenta espectáculos como los que se presentan en ese lugar, lo que significa que parte de sus recursos, que es dinero público, está siendo utilizado en decisiones erróneas”. 

Pese a lo anterior, aclaró que la Universidad de Guadalajara, ventajosamente, es una institución formada por mentes brillantes a quienes les parece una pérdida de tiempo estar disputándose los cargos dentro de la escuela, por lo que únicamente se dedican a lo suyo: a estudiar, enseñar e investigar, es decir, “no entran en la política estudiantil, lo cual termina haciendo un favor al grupo político al no existir disidencia u oposición desde adentro”. 

El cronista precisó que otro gran acierto es la red universitaria que permitió a la institución descentralizarse y llevar sus servicios educativos e investigativos a las distintas regiones de Jalisco, lo que sin duda permea la grilla política y materializa uno de los aspectos esenciales que dan sentido a la UdeG. 

Por su parte, el actual rector de la universidad, Tonatiuh Bravo Padilla, asegura que sin todas las facetas, buenas o malas, por las que la universidad atravesó, sería incomprensible el desarrollo económico, social y educativo del estado. 

“Fueron aspectos esenciales, y hay que valorar que la confrontación de las dos concepciones de aquel tiempo, terminó formando la primera universidad privada del país, lo cual es muy importante pues sin la universidad pública no se habrían podido dar las condiciones de desarrollo”, afirmó. 

Bravo Padilla aclaró que la UdeG tan se refundó bajo el principio de la democracia, que las distintas ideas y pensamientos se disputaron. Modos que actualmente, señaló, denotan en una comunidad vigorosa, en más de 255 mil estudiantes de distintas razas e ideologías, así como en un sistema educativo que está presente en 109 de los 125 municipios de Jalisco. 

¿Hacia dónde va la UdeG?

Con un rumbo fijo, la máxima casa de estudios camina. Sus proyectos principales se concentran en incrementar su número de estudiantes, a través de la instalación de centros universitarios en todas las regiones de Jalisco y mejorar las condiciones de los administrativos así como profesores en general, informó su rector, Tonatiuh Bravo Padilla. 

“Queremos mejorar las condiciones de los profesores, así como la de los universitarios para que haya mayor cantidad de egresados que participen de manera activa en organizaciones públicas, privadas y sociales”, agregó.  En este sentido, abundó que el 52 por ciento de sus recursos provienen de la federación y el 48 por ciento del estado, lo que se equipara a casi 10 mil millones de pesos anuales. Cantidad que asegura, no es suficiente para los vastos requerimientos de la institución, que se debe dividir entre creación de centros, equipamiento, certificaciones y pagos a empleados, por decir algunos. 

Datos

255 mil 944 alumnos tiene la UdeG, de los cuales 116 mil 424 pertenecen al nivel superior y 139mil 520 a medio superior

En 109municipios de los 125 de Jalisco hay planteles de la casa de estudios