Al menos por un año, contrato a eventuales

Afirma que los 40 mil nuevos trabajadores en nómina no representarán gastos extras, pues solo se redistribuirá el presupuesto.
El cambio en la administración capitalina será a partir de 2015.
El cambio en la administración capitalina será a partir de 2015. (Héctor Téllez)

México

El jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, informó que los contratos de los trabajadores eventuales que se integren a la nómina serán de al menos un año y no representarán un gasto extra para su administración.

Reiteró que son 40 mil personas las que laboran por honorarios y que a partir de enero recibirán las prestaciones que marca la ley.

“Es una tarea de costos compensados, que significa la compactación y ordenamiento de áreas con el mismo presupuesto. Lo único que se está previendo es una variación de entre 3 y 4 por ciento.

“Van a tener que ajustarse a un trabajo formal, es decir, vamos a un trabajo formal. Van a formar parte de la nómina del Gobierno del Distrito Federal con todas las prestaciones que tiene cualquier trabajador”, apuntó.

El mandatario dijo que con la contratación de este grupo se acabarán las críticas de que su administración es la mayor agencia de outsourcing del país.

Aseguró que es un avance en el control administrativo del gobierno, pero también es un acto de justicia laboral.

“Significa que estás haciendo una redistribución y que ésta no implica que tengas que pagar más; es como cuando tienes tres direcciones generales y las conviertes en 15 jefaturas de departamento; es el mismo presupuesto con una redistribución”, explicó.

Mancera comentó que los nuevos trabajadores tendrán las mismas prestaciones que los que pertenecen al sindicato. “Estas contrataciones se van a hacer en el esquema de la necesidad de cada uno de los puestos y actuaciones que se requieran, pero van a ser contrataciones laborales, donde obviamente nos obligamos a todas y cada una de las prestaciones que corresponden por ley”, subrayó.

El Ejecutivo local explicó que este modelo será benéfico para la ciudad, porque en las transiciones se recibe un pasivo de laudos muy grande que, haciendo cuentas, resulta más caro para el gobierno que una contratación.