Colegios interpondrán amparo contra el ISR

Significa el gravamen hasta del 70% de sus ganancias, violando así el principio de equidad tributaria, informó Eloy Fuentes Cerda, ex presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la ...

Torreón, Coahuila

El ex presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y director del colegio Nueva Laguna, Eloy Fuentes Cerda, comentó que la próxima semana interpondrán un amparo en contra del Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Señaló que este gravamen significa un 70 por ciento de las ganancias de escuelas particulares, lo que representa una violación al principio de equidad tributaria y es una extracción a los ingresos de las empresas y de los particulares.

Los impuestos indirectos afectan patrimonialmente a personas distintas del contribuyente.

En otros términos, la persona que enajena bienes o presta servicios, traslada la carga del impuesto a quienes los adquieren o reciben.

Recordó que los centros educativos estaban exentos del ISR, a cambio de becas escolares desde el 10 por ciento.

Una opción grotesca

"Se tiene que pagar un 30 por ciento sobre remanentes distribuibles, reparto de utilidades que son 10 adicionales, además de un porcentaje del 10 sobre la distribución de ganancias de los asociados, quienes tienen que pagar 30 por ciento por que se trata de un ingreso personal, hablamos de un total de 70 por ciento a las supuestas ganancias ", señaló.

Indicó que las colegiaturas en el centro educativo que comanda son módicas a comparación de los grandes colegios, subvencionados por grupos de empresarios o asociaciones religiosas, que considera no tienen gran problema.

Fuentes Cerda asegura que el artículo 79 les da una opción irrisoria, ya que señala que si no se quiere ser contribuyente se deberá donar en una cláusula de la escritura constitutiva.

Se trata de la donación expresa de la totalidad del patrimonio a otras personas estimadas como donatarias, a partir de ese momento dejaría de tener control sobre esos bienes.

Sin embargo, argumentó que nadie entregaría sus bienes patrimoniales a otras personas, ni siquiera a familiares.