Una vieja amistad de miles de años entre el perro y humano

Desde nuestros antepasados existe una comunión entre el can y las personas
Además de compañía son un elemento que da seguridad
Además de compañía son un elemento que da seguridad (Especial)

Guadalajara

Este fin de semana es para celebrar al mejor amigo del hombre. Ayer 22 de julio fue conmemorado el día del perro en nuestro país, y por eso, hoy en Amor Animal hablaremos sobre el acompañamiento que ha dado el can al hombre durante la historia de la humanidad.

Diferentes textos señalan que el can es un descendiente del lobo gris. Se ha comprobado que existió una relación entre el hombre y lobo se registró hace más de 10 mil años. Este animal ha sido domesticado y por lo tanto cambió su comportamiento, también registró transformaciones en el esqueleto y aspectos como sus orejas, su color y los ojos.

De acuerdo al médico veterinario zooctenista José Luis Contreras, el inicio de la relación perro-humano fue a partir de que “estos formaron parte de los primeros grupos de caza y acá los grupos de lobos, coyotes que se encontraban cercanos al hombre durante la actividad de caza empezaron a alimentarse de los restos que estos dejaban, acercándose cada vez más y más a los asentamientos humanos hasta quedarse con ellos y convertirse en los guardias ayudas de casa y protectores”.

Habló también respecto a la aparición del perro en México. Contó que “el perro es un amigo que nos ha venido acompañando desde hace milenios. Los rastros arqueológicos más antiguos en toda América se encuentran en la cueva del Tecolote en Puebla que data de cerca de cinco mil años atrás lo cual comprueba que el perro y el hombre ha tenido sinergia”.

El médico afirma que el can fue uno de los cuatro animales que lograron domesticarse en el continente americano, además del guajolote, la llama y el guanaco. Incluso, la relación Perro-Humano en el Occidente de México tiene registros desde el mundo mesoamericano.

El perro apareció en los estados de Jalisco, Colima y Nayarit en el preclásico medio. Posteriormente, la relación se trasladó hasta el “más allá” y los canes se convirtieron en el acompañante del humano durante la muerte.

Las tumbas de tiro son un antecedente de dicha cercanía. En estos nichos fueron encontradas piezas que representan a perros sin pelo. También fueron localizados los cuerpos de estos animales que eran sacrificados para que fungieran como un guía de viaje para los muertos.

En pleno 2017, la relación entre este animal y los humanos se ha fortalecido y se comienza a crear la cultura de cuidado animal, sin embargo, también hay situaciones en las que se denuncia el maltrato a los canes y su presencia en gran cantidad en las calles de la ciudad.

La creación de dependencias en municipios, la aprobación de una ley protectora de los animales, campañas de salud, la apertura de espacios dirigidos para los animales como lo son los parques caninos y la actividad de asociaciones a favor de los animales de compañía son nuevas formas para mantener la relación entre perros y personas.

MC