El embarazo de la mascota, una decisión de mucha responsabilidad

Uno de los momentos más significativos es que nuestro can o felino pueda dar vida, pero  debe haber consenso, reflexión y una decisión en la que se asegure a los animales 
Es importante que el can o felino desarrolle actividad física durante todo el proceso de embarazo previo al parto
Es importante que el can o felino desarrolle actividad física durante todo el proceso de embarazo previo al parto (Especial)

Guadalajara

En la ciudad existe una sobrepoblación de perros y gatos  por lo que la recomendación constante es que estos animales se sometan a cirugía de esterilización. No hay duda de que uno de los momentos más significativos es que nuestro can o felino pueda dar vida, pero sin duda, debe haber consenso, reflexión y una decisión en la que se asegure que los animales no van a sufrir posteriormente.

Si en su familia se decidió que la perra o gata pasarán por un proceso de reproducción o incluso ya están en gestación, se deben tomar diferentes consideraciones para que el embarazo pase sin ninguna complicación. En principio, el macho con el que se va a cruzar la hembra debe presentar buenas condiciones físicas y no problemas de rodilla, cadera  o codos o aspectos genéticos que se podrían replicar en los cachorros.

Al realizarse la cruza y verificarse el embarazo, la hembra debe de iniciar cambios en su alimentación, explicó José Ramón Gallegos, presidente del Colegio de Médicos Veterinarios Zootecnistas de Pequeñas Especies del Estado de Jalisco.

“Con la hembra hay que tener consideración que va a requerir un aporte nutricional, generalmente el aporte nutricional más importante lo va a requerir a partir del segundo tercio de la gestación. Hay que cuidar el tipo de alimentación, hay que cambiar a un alimento de preferencia de cachorro, hay algunos que son especiales que tienen un poquito más de proteína, básicamente proteína es lo que aportan en general”, agregó.

Es importante que el can o felino desarrolle actividad física durante todo el proceso de embarazo previo al parto. Dicha situación favorece las contracciones durante el nacimiento de los cachorros y así se puede desarrollar de manera más fácil de llevar y así se pueda registrar un nacimiento natural, sin necesidad de que haya una intervención quirúrgica.

El embarazo tiene una duración de 56 a 63 días. Se recomienda que un médico veterinario revise por lo menos cada mes de gestación y a los 23 días existe la posibilidad de que pueda llevarse un ultrasonido para conocer el crecimiento y la cantidad de cachorros que se están formando.

Cuando se acerque la fecha, es necesario acondicionar un espacio en el que pueda llevarse el parto. No debe ser un sitio abierto para evitar corrientes de aire, que sí esté oscuro y delimitado para que cuando se registre el nacimiento, los recién nacidos no se separen de su madre por lo que lo recomendable es instalar un corral. Desde días antes, la hembra debe de conocer e incluso dormir en el espacio designado.

“Se prefiere que se ponga periódico, en su defecto se puede poner aserrín, el periódico es muy básico y mantiene el lugar caliente, se puede poner cartón debajo, periódico arriba y diariamente ir cambiando periódico. Aquí lo importante es que sea una cama seca, que se esté manteniendo seca, no húmedo porque al momento del parto hay secreciones, desechos de la perrita que van a mantener húmedo la cama y hay un riesgo alto en que pueda generarse  una cantidad de bacterias”, agregó.

Previo al parto se verán cambios de conducta en la hembra. Habrá síntomas de tristeza, estará pensativa, con temblor, se rascará y luego se esconderá de la familia. Dichas situaciones no deben asustar a sus dueños pues son síntomas de que el nacimiento está a punto de iniciar. Lo que sí debe de haber es constante vigilancia. La duración del parto será dependiendo de la cantidad de cachorros que vaya a tener la hembra.

“Lo primero que debemos ver es si la perrita ya tuvo la ruptura de la fuente y empieza a ver salida de líquido, en líquido generalmente es como color verde mayate, cuando hay líquido, el parto debe ser inminente no se debe tardar mucho en parir la perrita porque los cachorros se comienzan a desprender de la placenta y pueden llegar a morirse. Lo ideal es que el parto pueda llevarse en las primeras dos horas de que veamos ese líquido”.

El médico agregó que “si no vemos ningún cachorro es recomendable que se lleve con un médico veterinario. Obviamente si vemos la salida de un cachorro que está ahí y lo vemos ahí durante cinco, diez, quince minutos, hay que ayudarlo a tratar de sacarlo con cada pujo de la perrita”.

Es importante que se vigile que la perra huela y limpie al o los cachorros para quitarle la placenta de su rostro y así puedan respirar. Por tal razón, es importante que la familia pueda intervenir y limpiar al can o gato recién nacido para evitar que puedan morir asfixiados. Importante también es que se mantengan cercanos a su madre y en calor para evitar que puedan morir a causa del frío y vigilar su alimentación. En el caso del gato, este animal es mucho más independiente por lo que muchas ocasiones la familia ni siquiera se da cuenta.

Otro punto importante es el entender que los animales no son fábricas reproductivas para emprender un negocio, que hay sobre población y muchos de ellos han sido abandonados en la calle.

CLAVES:

*La gestación en un perro y gato dura aproximadamente entre 56 y 63 días

*La cantidad de cachorros varía de acuerdo a la raza a la que pertenece el animal

*Durante el embarazo se debe otorgar alimento cargado de proteína a la hembra

*El ejercicio debe estar presente para  facilitar el parto y no requerir una cesárea

*Para el nacimiento se debe acondicionar un espacio delimitado para evitar que los cachorros se separen de su madre, sin corriente de aire y poca luz

MC