Sequía mata 30 mil árboles en zona Izta-Popo

La pérdida fue en el último año, advierte la organización Chalchiumomozco A. C.
campo pastizales árboles arbustos naturaleza sequía CLV
Urge rehabilitar el pulmón de la cabecera municipal. (Iván Carmona)

Amecameca

Debido a la falta de lluvias y sequía que se registra en la región Iztaccíhuatl-Popocatépetl, en el último año, 30 mil árboles del cerro del Sacromonte murieron, informó el presidente de la Organización Chalchiumomozco A. C., Roberto Conde Lijandro.

"La humedad del cerro está a una mayor profundidad y la superficie se secó", dijo el ambientalista.

TE RECOMENDAMOS: Sobreexplotación de acuífero hunde el Valle de Toluca

Destacó que incluso árboles de entre 8 y 10 años de edad, aunados a los que fueron plantados en la última temporada de reforestación, se secaron.

Puso como ejemplo que solo en el 2016, fueron sembrados más de 20 mil arbolitos de renuevo, sin embargo, sólo el 5 por ciento pudieron sobrevivir.

Añadió que es necesario el apoyo de la Protectora del Bosque (Probosque); Comisión Nacional Forestal (Conafor); Parque Nacional Ixta-Popo; y Sociedad civil de Amecameca, para rehabilitar esta montaña que es el pulmón de la cabecera municipal de Amecameca.


Urge uso de árboles criollos

Dijo que se requiere el apoyo directo a la Organización Chalchiumomozco A. C., para la producción de árboles criollos, ya que las plantas producidas de en la forma tradicional son más resistentes al cambio climático.

Lamentó que los árboles producidos en viveros no se adaptan fácilmente al suelo del Sacromomente, "de 10 solo dos sobreviven, por lo que queremos producirlos aquí en el lugar para sembrarlos en su oportunidad".

Insistió que en un año se han perdido treinta mil árboles, en tanto que se buscará que sólo se planten especies que son de la zona como el pino ayacahuite, fresno, cedro, "no sembramos otro tipo de especies porque hemos observado que eso perjudica a flora de la región".

Lamentó que el cambio climático, derivado de la contaminación, actividad industrial, combustión de automotores y otros medios que utilizan calor como son los boiler de las viviendas, entre otros, afectan a este cerro milenario y sagrado para los pobladores de Amecameca.

Expuso que el 40 por ciento de la flora herbolaria ya ha desaparecido, y de continuar así, la fauna cambiará de hábitat a otros lugares o también se perderá.

Finalmente comentó que en una primera etapa se necesitan más de 300 mil arbolitos para reforestar este cerro que es un sitio visitado por el turismo nacional e internacional, que permite generar una derrama económica en beneficio de la economía local.


MCLV