La amapola invade el norte de Jalisco

La fiscalía incrementa detección de cultivos ilícitos; autoridades huicholas revelan operaciones de sicarios ligados al CJNG.

Guadalajara

"Nosotros somos la ley", comenzaron a decirles los forasteros, llegados tal vez a finales de 2015 a la zona de Tuxpan de Bolaños, equipados con vestimentas paramilitares, camionetas pick up de modelo reciente y armas de alto calibre.

Los moradores de la sierra, territorio inmemorial de los wixaritari, habían visto pasar apenas de lado las crisis de violencia que habían asolado a sus vecinos de las montañas. En particular, recuerdan que entre 2010 y 2011 irrumpió el cártel de Sinaloa que entonces estaba bajo el mando de Joaquín Guzmán Loera, 'El Chapo', a perseguir a las células del cártel de los Zetas, que habían hecho un infierno de la vida de los pobladores de las mesetas mestizas adyacentes, además de los territorios tepehuano y cora del norponiente, donde se encuentran las fronteras de cuatro estados: Jalisco, Nayarit, Durango y Zacatecas.

"Comenzó con la matanza en Canoas, que es Durango y está en zona tepehuana, pero es la ruta de entrada a San Andrés [Cohamiata, comunidad huichola más septentrional], y de allí se fueron por todos los valles: Huejuquilla, Mezquitic, Monte Escobedo, Huejúcar, y luego al sur de Colotlán, hacia Florencia, El Teúl, el Cañón de Bolaños; hubo mucha matazón de zetas pero la orden del Chapo fue que no se molestara a la población... hasta que lo detuvieron, y se animaron a meterse los del Cártel Jalisco; fue cuando nos topamos con esta gente", señala un preocupado habitante de Tuxpan de Bolaños, el reciente escenario del asesinato de dos líderes comunales (20 de mayo pasado), presuntamente a manos del narco.

Entre 2014 y 2015, el Monitoreo de cultivos de amapola de la Oficina de Naciones Unidas contra la Dorga y el Delito (publicado en 2016, señala: "Las principales zonas en las cuales se concentra la siembra de cultivos ilícitos en México, coinciden en la convergencia de los estados de Sinaloa, Chihuahua y Durango. Es decir, la denominada área del 'Triángulo Dorado', específicamente, en la parte de la Sierra Madre Occidental de estos estados. Asimismo, destaca el estado de Guerrero en la parte de la Sierra Madre del Sur. Adicionalmente, con una dinámica variable y tendencias más bajas de siembra se presentan en estados como Nayarit, Jalisco, Michoacán y Oaxaca" (ver https://www.unodc.org/documents/crop-monitoring/Mexico/Mexico-Monitoreo-Cultivos-Amapola-2014-2015-LowR.pdf).

Agrega: "Estos se localizan a lo largo de las costas del Océano Pacifico, sobre la franja territorial conformada por la Sierra Madre Occidental y la Sierra Madre del Sur; de acuerdo con lo que indican las destrucciones realizadas por las Fuerzas Federales en México, estas áreas tienen las condiciones físicas óptimas que son determinantes para el desarrollo fenológico de este cultivo".

Versiones oficiosas de los gobiernos mexicano y de Estados Unidos revelan que en esta década hay un crecimiento de más de 200 por ciento en los cultivos de amapola, si se comparan datos de 2012 con los de 2015 (ver Amapola, el 'oro maldito' que se expande en México por alta demanda en EU, El Financiero, 8 de mayo de 2017). Las dos zonas tradicionales de producción, el Triángulo Dorado del norte, y la sierra de Guerrero, ya no dan abasto. Y en la zona de los huicholes, los cultivos se desplazan desde la región cora enclavada el noroeste, hacia las montañas de Mezquitic, y más al sur, en el inhóspito cañón del río Bolaños, donde "células" del CJNG tendrían que ver con los "justicieros" que mataron a Miguel y Agustín Vázquez la noche del sábado 20 de mayo. En el gráfico adyacente se identifican los plantíos de amapola o adormidera (Papaver somniferum, no confundir con la amapola silvestre, cuyo nombre científico es Papaver rhoeas) y de mariguana (Cannabis indica) localizados por la Fuerza Única Regional (FUR), es decir, la policía de Jalisco. Si bien es información solo de 2017, y no incluye las detecciones y destrucción de la PGR o del ejército, es un indicativo de cómo se ha desplazado progresivamente a Jalisco, y en especial a la zona huichola, un problema que era de los vecinos.

Y si bien, el acoso para los habitantes de Tuxpan ha sido acreditado en decenas de testimonios que ha recogido la fiscalía en estos días sobre la presencia de los sicarios, el gobernador tradicional, Venustiano Vázquez Navarrete, asegura que, recién asumido como autoridad, no lo había detectado.

"Quiénes llegan aquí, para nosotros nos hay diferencia; como Tuxpan es camino de paso, muchos se quedan a pernoctar, hay visitantes institucionales, vienen personas de diferentes lugares; nosotros no nos damos cuenta, así que no sabemos cómo llegaron, no tenemos datos congruentes; por comentarios de gente de la comunidad se dice que había sicarios, pero nosotros no los identificamos", señala.

- ¿Desde hace cuánto comentaban esto?
- Como más de un año, pero nosotros no identificamos,

- ¿Esto significa que no hacían tropelías?
- No, al menos en el pueblo no; pero teníamos reportes de las localidades lejanas, decían que paraban a las personas, que paraban a comuneros y los revisaban, haciendo cuestionamiento de a dónde van y a que se dedican; pero al grado que golpearan a las personas no se había dado, ni mucho menos matar. Nunca nos imaginamos que fuera a pasar estos casos, como autoridades somos de aquí pero hay otras personas, que por temor no han dicho la verdad; no estamos ligados a ese crimen, o a esa organización criminal. Como autoridades tradicionales, en la toma del cargo hicimos un plan de trabajo, donde contemplamos algunas obras en servicio de la comunidad, pero nunca nos imaginamos que eso nos llegara a afectar; empezamos con la organización de tres grupos, ganaderos, comerciantes y habitantes tradicionales, con la finalidad de colectar dinero; llegó ese día del evento y todo iba marchando bien [...] hasta que pasaron las cosas, en la noche.

- ¿Miguel como autoridad agraria ya tenía un historial de enfrentamiento con las personas del cártel?
- Ya después nos enteramos que su hermano Agustín había tenido problemas con los sicarios; fue a Puente de Camotlán a comprar láminas y de regreso se topa con ellos y le llamaron la atención, porque venía a alta velocidad en el carro de su hermano [...] se vino atrás, y posteriormente lo esperaron en otro lugar, el pasa de nuevo a alta velocidad y lo detienen y lo golpean; dentro del carro, no lo bajaron; eso ya fue en Tuxpan ese mismo día.

Después, a las seis de la tarde, fue el encuentro en el coleadero, donde Miguel golpea a un pistolero, y la policía de Bolaños los detiene y deja en su casa al líder comunal. Los asesinatos se dan después de las nueve de la noche, cuando ya no estaba la policía municipal.

- La fiscalía estatal señala que traen un problema de crecimiento de adicciones. Los criminales dejaron en la finca que rentaban armas, uniformes y drogas y habría distribuidores de droga al menudeo.
- Bueno las adicciones son varias: tabaquismo, alcoholismo, drogadicción por mariguana, coca, cristal y sabe que más tanto; no sé cómo explicar, no sé quién es el que surte; por eso solicitamos que haya investigaciones para combatir [...] sí hemos visto a los jóvenes, pero la distribución no sabemos quién la trae.

- ¿Y respecto a la siembra de mariguana y amapola?
- Mire, aquí hay un descontrol que no sé explicar porque la comunidad es muy amplia; des o no des permiso, los ganaderos meten sus animales para comer, sin permiso, y si la comunidad no lo ha permitido para tener la renta de ganado vacuno, mucho menos lo permite para sembrar ese tipo de enervantes, pero tenemos tantas cosas que no podemos evitar, que se mete la gente a la comunidad, que no vemos quienes forman parte de este trabajo, es un territorio muy grande [...] el terma de las drogas nos preocupa mucho, al grado de solicitar fuerza militar o fuerza de la Marina, para que sea un combate total, porque nosotros mismos no lo podemos evitar. No podemos combatir ese tipo de actos, necesitamos del apoyo del gobierno federal, del gobierno estatal [...] y buscamos por eso también las autodefensas, tenemos que defendernos, porque todo mundo somos amenazados; no podemos estar desamparados sin ninguna herramienta, eso nos queda claro.

Con la muerte de los hermanos Vázquez Torres, aparentemente huyeron de la sierra sus asesinos, y el tránsito por las montañas es sin sobresaltos, salvo la presencia numerosa de incendios forestales, algunos de los cuales –no se descarta- pueden ser inducidos por sembradores de amapola. "Estamos en grave peligro", explica un líder a condición del anonimato, vía telefónica. "Los sicarios amenazaron con regresar cuando se calme todo, y ajustar cuentas con quien haya soltado información a las autoridades...". Esta es, entonces, una paz precaria.

MP acosa a comuneros

Los wixaritari testigos de los hechos que llevaron a los homicidios de los hermanos Vázquez Torres han sido acosados por la policía investigadora. "Llevaron a buen número a declarar, primero a Bolaños, luego a Villa Guerrero, y el acoso psicológico es tremendo", se quejó uno de los dirigentes comunales. "Parece que nos quieren criminalizar nuevamente, como si nosotros tuviéramos la culpa de que lleguen los narcos, amenacen y acosen a nuestra gente", señaló irritado. La Fiscalía General del estado ha prometido la captura de los asesinos, y su cabeza, Eduardo Almaguer Ramírez, advirtió en una conferencia de prensa la semana pasada que los indígenas deben ser protegidos porque el crimen es el que los acosa.


SRN