Plazo para licitar alumbrado "era de risa"

Carlos Calleros, representante de dos empresas de Monterrey y Guadalajara que desistieron del proceso, explicó que las empresas con más experiencia sabían que el tiempo era menos al ideal.

Torreón, Coahuila

Las empresas que declinaron de participar en la licitación del proyecto del nuevo alumbrado público para Torreón argumentaron que por la naturaleza del proyecto era una tarea imposible.

La inconformidad de las compañías radicó en el tiempo que se tenía para entregar las propuestas, en relación a la cantidad de información que pedían.

"Imposible entregar los requisitos solicitados en un plazo tan corto"

"Creo que empresas que han tenido más experiencia, mucho más tiempo trabajando en licitaciones, inmediatamente nos dimos cuenta que era un tema de cantidad de datos, que no se ajustaba a los tiempos que daban", comentó Carlos Calleros, representante de la asociación integrada por las empresas Lámparas Ahorradoras de Estado Sólido y Max Construcción de Arenas y Parques, de Monterrey y Guadalajara respectivamente.

Comentó que el plazo inicial de una semana "era de risa", más en la junta de aclaraciones se amplió, y aún así resultaba muy complicado para cualquier empresa realizar un diagnóstico con fotografías, inventarios y un plan de trabajo detallado.

El tiempo requerido para la entrega de una propuesta técnica y financiera depende de la complejidad del trabajo, por ello durante la Junta de Aclaraciones solicitaron un mes, y a pesar de ello se consideró un periodo ajustado.

Calleros desconoce qué recursos empleó la empresa que continuó en el concurso para entregar los requisitos, que el resto de las empresas no pudieron tener.