La Muerte tiene cara de Mujer: Arroyo

La diputada Erika Arroyo señaló que el altar montado en el Museo Dieguino de Guanajuato, es un homenaje a las mujeres del estado, víctimas de violencia en razón de género.
El altar fue en honor a las mujeres víctimas de violencia de género.
El altar fue en honor a las mujeres víctimas de violencia de género. (Carlos Olvera)

Guanajuato, Gto.

Activistas, diputados, diputadas  y algunos familiares de fallecidas  principalmente a causa de la violencia, montaron un altar en el Museo Dieguino de la capital, ahí se escuchó el testimonio de su búsqueda de justicia y la tristeza que todavía cargan en sus hombros.

Erika Arroyo Bello, presidenta de la comisión de Igualdad de Género del Congreso del estado, señaló que se trata de un homenaje  a aquellas mujeres que fueron víctimas de violencia en razón de género, “pero que también fueron víctimas de la violencia institucional”.

Explicó que casi en la mitad de los casos de homicidios de mujeres, “casi en la mitad de los casos, mediaba una denuncia previa ante el ministerio público, y no se hizo nada”.

En este homenaje que se hizo en solidaridad también con las familias de las desaparecidas, participaron la asociación las Libres, la Universidad de Guanajuato e inclusive varios periodistas representados por la reportera Verónica Espinoza que es una de las que más han participado en estos temas, señaló.

La diputada, dijo que durante la apertura del altar  realizada la víspera del día de muertos, asistieron familiares de las fallecidas para compartir la experiencia del acompañamiento, “para sensibilizar, porque cualquiera de esas 63 mujeres podríamos haber sido nosotras o pudo haber sido una hermana, una hija, una madre, una abuela”.

Aseguró  que lo que se ve en la capital, antes no se veía por lo que preocupación en lo que está pasando, asimismo consideró que hay cerrazón por parte de las instancias del ejecutivo y “también esta unión sirvió para lanzar un grito desesperado en apoyo de las familias de las víctimas, porque hay casos que no se han esclarecido”.

El altar construido con veladoras, 63 macetas de cempasúchil, adornadas con un moño y una cruz rosas, con el nombre de cada víctima, calaveritas de azúcar y papel picado, permanecerá hasta el lunes en el interior del Museo Dieguino de la capital.