¿Galletas y pan hechos de hongos?

La alimentación "Yakua" se convirtió en una alternativa para combatir la desnutrición y un modo de sustento de la comunidad indígena en el municipio de El Mezquital, Durango.
Este proyecto fue desarrollado por alumnos del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECYTE).
Este proyecto fue desarrollado por alumnos del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECYTE). (Gilberto Lastra Guerrero)

Durango, Durango

El crecimiento controlado e industrialización a pequeña escala de setas en el municipio de El Mezquital, Durango, una demarcación serrana donde los indígenas no tienen posibilidades laborales o de autosustento, se convirtió en una alternativa para terminar con la desnutrición por el proyecto "Yakua" (hongo en idioma tepehuano).

Este proyecto de los alumnos del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECYTE), César Jovanny García Reyes, Citlalli Berenice Ramírez y Filiberto Soto Nájera, es la propuesta en la categoría de Proyectos de Investigación dentro del XIV Concurso Nacional de Creatividad e Innovación Tecnológica.

El proceso comienza con el secado del hongo, luego se licúa hasta tener un polvo fino con la textura del trigo y se sigue el proceso normal para las galletas y el pan.

Las autoridades tradicionales de "La Guajolota", comunidad en la que viven los tres jóvenes, recibieron el proyecto con optimismo y ahora planean los estudiantes comenzar con módulos de producción en cada poblado.

García Reyes sostiene que es mínimo el dinero que se debe de invertir y por medio de cooperativas se organizará en la zona serrana un sistema de producción con dos fines, el consumo de los productos y la venta de los restantes.

Al inicio de proyecto, el objetivo es que los alimentos derivados de los hongos fortifiquen la dieta de los indígenas, pero creció al ver la poca inversión requerida y que en cada comunidad se piensa instalar un cuarto de producción.

Filiberto Soto habla del proceso que comienza con el secado del hongo a 45 grados centígrados. "Luego se meten en la licuadora hasta tener un polvo fino con la textura del trigo y se sigue proceso normal para las galletas y el pan".

Néstor Naranjo, investigador del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional Unidad Durango, dependiente del Instituto Politécnico Nacional (CIIDIR Durango), fue quien comenzó con la línea de cosméticos a bases de setas y la bioquímica Laura Paez, del mismo centro trabaja el tema alimentario.