Alcalde visita a familiares de joven asesinado por policía

Emeterio Arizpe, edil de Cadereyta, ofrece una disculpa a familiares del joven que murió a manos de un policía municipal.

Cadereyta

El alcalde de Cadereyta, Emeterio Arizpe, acudió al domicilio de los familiares de Jesús Mario Mireles Rojas, el joven que perdió la vida a manos de un policía de ese municipio, a quienes reiteró sus disculpas y les ofreció apoyo.

En la casa de los padres de Jesús Mario, ubicada en la colonia Alfredo V. Bonfil, el edil incluso expresó sus dudas de que el ahora occiso portara un arma, aunque fuera de juguete, como lo manifestaron los uniformados.

“Yo también he manifestado la misma duda, yo le pido a la Procuraduría que levantó (la evidencia) con la debida cadena de custodia, que haga el análisis del arma, porque la autoridad municipal, los padres y toda la sociedad tenemos duda si esa arma la llevaba en realidad el joven. Yo, en lo personal, me voy a atrever a opinar que no la llevaba”.

Además, el alcalde señaló que los policías de Cadereyta, Armando Moreno Olmedo y Gerardo Reyes Torres no tenían motivo para disparar en contra de Jesús Mario Mireles, aunque se determinó que fue el primero quien mató al joven.

“Los dos elementos tenían academia, uno en Fuerza Civil, una academia que es más larga, más completa. Desconocemos por qué se actuó así. Si el joven no se detuvo por algún motivo, nada justificaba en lo que desencadenó esto.

“Si lo vieron correr, hay otros métodos para hacerlo (capturarlo) y a veces, si no tenemos la certeza de la comisión grave de un delito, no podemos actuar de la forma en la que actuamos”, expresó el alcalde. 

Al domicilio ubicado sobre la calle Vicente Suárez del mencionado sector, acudió también personal de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

El edil señaló que la administración está dispuesta a brindar el apoyo necesario a la familia, así como la información y recomendaciones requeridas por la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

Por su parte, el abogado de la familia, Julio Garza, exhortó a las autoridades a cumplir con lo que la CEDH le exija, especialmente el apoyo para el hijo de la víctima, un menor de cinco años de edad que padece de ataques epilépticos.

“Que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos en su recomendación vea que el niño tiene un problema de salud, vea la situación socioeconómica de la familia y vea que el joven que falleció era un sustento de la familia y que no tenía un antecedente penal y que es una persona que tenía principios”.

Se informó que Armando Moreno, el policía que accionó el arma, ya se encuentra preso en el Cereso de Apodaca, mientras que su compañero Gerardo Reyes fue dado de baja de la corporación.