ENTREVISTA | POR IVÁN TIRZO

Eduardo Rivera Presidente Municipal de Puebla

Recuerda que él llegó a vivir a la capital a los 17 años de edad, sin conocer a nadie y terminó siendo alcalde, aunque él es del Estado de México, hoy dice que es "made in Puebla"; le gusta el mole, los dulces típicos y le va a La Franja.

“No soy un alcalde de estridencias, ni de pleitos; sí de resultados”

Puebla

Eduardo Rivera Pérez trazó su proyecto para los sucesivos cuatro años, en política no tomará vacaciones o un año sabático; en el 2015 buscará una diputación federal, no le interesa la minigubernatura en el 2017, porque es "casi nada", pero no la descarta. La gubernatura en el 2018 está en su mente, pero no es esa su obsesión.
En el salón de Protocolos de palacio municipal, el edil concedió una entrevista a Milenio Puebla donde habló de política, de sus obras y acciones de tres años, y de su vida personal. El panista rechazó que las apariciones en actos públicos, acompañado por su esposa Liliana Ortiz, hayan sido pose, ni para la foto, sino porque así les nació a los dos.
El alcalde se dio un tiempo para recordar que él llegó a vivir a Puebla a los 17 años de edad, sin conocer a nadie y terminó siendo presidente municipal de Puebla, aunque él es del Estado de México, hoy dice que es "made in Puebla"; le gusta el mole, los dulces típicos y le va a La Franja.
Eduardo Rivera además reconoció que en tres años tuvo diferencias con integrantes de su Cabildo, pero además con miembros del gabinete del gobierno estatal. Dijo que tuvo algunos puntos de vista distintos con el gobernador Rafael Moreno valle, pero al final hubo coincidencia a favor de Puebla. Asimismo habló de lo ideal que sería repetir para el 2018 la alianza que llevó a varios partidos políticos entre ellos el PAN a gobernar el estado.

DIFERENCIAS SIEMPRE LAS HAY

"No soy un alcalde de estridencias, ni de pleitos, ni de manotazos. No significa que no te molestes. No significa que a veces no te pongan ciertos tipos de problemas, pero requiere de una verticalidad. Hay una templanza para cumplir y seguir haciendo tu tarea, eso es lo que quiere la gente", comentó.
Cuestionado sobre desencuentros o diferencias en estos tres años dijo: "diferencias siempre hay, con medios de comunicación. Las hemos tenido también con líderes, con agrupaciones, en el propio Cabildo, diferencias las hemos tenido con funcionarios del gobierno estatal o del gobierno federal".
A los integrantes de su Cabildo y a sus colaboradores les dijo que podían tener diferencias, agarrarse a trancazos si querían, pero era inaceptable que no se pusieran de acuerdo, es inaceptable que no le entregaran propuestas y soluciones y esa fue su política de servir a Puebla.
Cuestionado si hubo roces con el gobernador, contestó: "en el mismo tenor, para mí siempre fue lo más importante servir a Puebla y si había algún punto de vista distinto, para mí era un tema secundario. Para mí, alguna diferencia personal o hacia mi persona, era un tema que simplemente no le daba la importancia, ¿por qué? Porque había otras cosas más importantes".
"El tema para mí más importante no era en sí misma esa diferencia o alguna actitud personal o alguna referencia hacia mi persona. Para mí, siempre lo más importante fue Puebla. Y si pudimos tener esa concentración es porque lo tuvimos claro y porque así lo anhelaba, lo ansiaba, así me lo propuse y lo logramos".

EL MAYOR RIESGO DEL PAN ES SU UNIDAD

A la pregunta de si el conflicto actual en el PAN traerá consecuencias al partido en los procesos electorales de 2015 y 2018, Rivera comentó: "si queremos ser una opción de viabilidad democrática para el país, para el 2018, no solo para Puebla, también para la elección federal de 2015, tenemos que reaccionar rápido y bien, y sí tenemos ese gran reto en el escenario".
"A nosotros no nos espantan las luchas democráticas en el PAN. No es la primera vez que se va a competir por una presidencia o por una candidatura que pueda haber o un momento álgido, siempre los ha habido".
"El mayor riesgo que tiene el PAN inmediatamente en este proceso nacional es su unidad y si dentro de este proceso no salimos unidos, la complicación de cara al 2015 y al 2018, por supuesto, es mucho mayor".
Por otro lado dijo que sería bueno que Antonio Gali se afiliara al PAN, pero señaló que esa será una decisión del edil electo y del partido.
Asimismo, manifestó que él contribuyó en que el PAN ganara otra vez la capital y lo hizo haciendo un buen gobierno. Pero también reconoce el trabajo que hicieron en campaña el candidato Gali y los partidos que integraron la alianza.
"Muchas campañas políticas se hacen por propuestas, muchas campañas políticas se hacen por errores o deficiencias que tenga un candidato u otro y muchas campañas políticas se hacen por deficiencias o errores que tenga ese gobierno".
"Nunca hubo una crítica o agenda o fuerza en la campaña política de cualquier de los adversarios que señalaran a la administración. ¿Por qué? Por el buen gobierno".
"Y yo recuerdo que ha habido administraciones que son un lastre. Acá fuimos un motor, por supuesto sin quitarle todo el mérito y a los partidos en la campaña".

EL 2018

Una vez terminando su cargo como presidente municipal, dijo que su convicción es seguir ayudando a los municipios a través de las asociaciones de alcaldes, tanto la del PAN, como las asociaciones de otros partidos políticos.
"Involucrarme también a la vida académica para poder apuntalar este apoyo y este impulso a favor de los ayuntamientos, seguirme preparando".
"Un político tiene que actualizarse, como un buen periodista, como un buen médico, hay que leer, hay que seguir estudiando, también pretendo hacer eso".
"Para la gubernatura faltan varios años, no llevo ninguna prisa. Vendrá el 2015, habrá que ver también cómo vienen las elecciones federales. Esa podría ser una alternativa más inmediata, una diputación federal y posteriormente seguir trabajando".
"Lo pongo así de claro, si es el 2015, si es el 2018 y si es en un cargo, qué bueno, pero si no lo es, no pasa nada. Es decir, habrá que seguir construyendo un mejor país y una mejor Puebla desde la trinchera que uno esté como ciudadano, o en otra trinchera del servicio público".
Sobre la minigubernatura comentó: "la veo más complicada. Yo digo que tampoco hay que descartarla. Pero ciertamente ser un gobierno de transición es más complejo, realmente un año ocho meses que dura. Es casi nada. A lo mejor la ley te marca para la transición 90 días para un gobierno. Estamos hablando que son 3 meses para recibir y 3 meses para entregar, estás hablando de solamente un año de ejercicio de gobierno. Entonces se ve complicado que en un año se puedan hacer proyectos importantes para el estado.
Cuestionado si es necesario repetir la alianza para el 2018, dijo: "no estaría mal mantener estas alianzas; sin embargo, tenemos que hacer un esfuerzo de repensarlas, de replantearlas, de consolidarlas. Antes de consolidarse la alianza que se hizo, cuando yo fui dirigente estatal, yo intenté establecer una alianza con el PRD, con el PT, en ese entonces con Convergencia".
"Las alianzas son buenas, pero dos ingredientes son fundamentales: cuando hay una agenda política común, clara, que se respete y por supuesto cuando se comparte un espacio en el ejercicio de gobierno, si no se logran estas dos cosas, de alguna manera son matrimonio de kermés. Llegas te casas y al otro día el que gana hace lo que quiere y no, me parece que hay pasos de mayor consistencia".

¿La alianza que se hizo en 2011 fue matrimonio de kermés?

En mi caso, y me parece que en el caso del gobierno estatal, creo que hemos avanzado y no fueron matrimonios de kermés.
Hay muestras muy claras de espacios de poder, hay una participación muy activa del Cabildo, hay una participación también muy activa de la ciudadanía. Pero se quedó en mi opinión con un diseño corto.

LADO HUMANO

Eduardo Rivera recordó cuando llegó a vivir a la ciudad a los 17 años de edad, sin conocer a nadie, de una familia que no tiene poder económico, ni trayectoria en el ámbito político.
"Por azar o por destino, Puebla es nuestro hogar, es nuestra casa, a mí me tocó por ambas cosas. El que hoy sea alcalde de la ciudad es un sentimiento único, indescriptible. Llego sin conocer a nadie y me convierto en presidente municipal", dijo.

¿Si alguien te dijera "pipope" como lo tomarías?

Dependiendo de qué traducción. La verdad es que me siento orgullosamente poblano.

¿Qué te gusta más de la ciudad?

El Centro Histórico. Tiene realmente muchísimas cosas mágicas. Acá se respira por supuesto historia, se respiran tradiciones, se respiran anécdotas.

Sobre el trabajo de Liliana Ortiz al frente del DIF municipal

Nos hemos conocido en el acompañamiento personal, familiar. Pensábamos que a lo mejor encontrarnos aquí, en la responsabilidad pública iba a ser algo que iba a conflictuar nuestra relación. Los dos a veces somos un poco de un carácter duro y pensamos que el tema se iba a poner al rojo vivo.

¿Muchos gobernantes terminan en tragedia matrimonial?

Exactamente. Ya sea por carácter o por tontería de uno o de otro. Nuestro temor era un poco el carácter. ¡Cuántos políticos no terminan metidos en temas de alcoholismo, en temas de mujeres, de corrupción por cuestiones de permisos o lo que fuera!
Esta solidez la tiene uno porque la tiene uno en la familia. Liliana ha sido esa gran compañera, pero además una extraordinaria líder y extraordinaria en el servicio público. Su estreno en el servicio público, realmente me ha dejado con una gran satisfacción.
En esta relación personal, en lugar de complicarnos, fue un momento para unirnos más. Nos ven lo que somos. No ha sido una cuestión de pose, de foto, o de guardar las formas, o de conveniencia, acá nos nace. Así como somos, así lo disfrutamos y ha sido un disfrute, el ejercer el gobierno de la ciudad y la alcaldía, más en compañía de Liliana.

LOGROS DE GOBIERNO

"Nos comprometimos por primera vez a ser una administración con un manejo responsable de las finanzas públicas y también lo hemos logrado. Vamos a pagar nuestra deuda. Más bien ya fue liquidada, los 200 millones de pesos de deuda que nosotros solicitamos. También pagar 100 millones de pesos prácticamente de administraciones pasadas y reducirla de 700 a 600 millones de pesos".
"La anterior administración de ingresos propios, de manera total recaudaba el último año 800 millones de pesos. Nosotros vamos a dejar mil 200 millones de pesos, un 50 por ciento más".
"No había antes un IMPLAN, no había antes albercas municipales para el servicio de los ciudadanos, vamos a dejar dos. No había un centro de Equinoterapia, hoy hay uno".
"No había gimnasios al aire libre, hoy tenemos 60 y 81 espacios públicos rescatados. De 70 mil luminarias pasamos a 90 mil luminarias, el porcentaje de servicio de respuesta los invitaría a checar en la noche. Focos apagados en vialidades primarias prácticamente no los hay, tenemos un porcentaje de eficiencia arriba del 90 por ciento y un porcentaje de respuesta en menos de 24 y 48 horas en vialidades primarias y secundarias".
El asunto más complicado en su gestión fue la seguridad: "Cosas que me hayan quitado el sueño, dificultades, yo creo que el tema de seguridad, por las complicaciones que tenemos en nuestro país. Es un tema en el cual no descansas. Tienes que estar los 365 días del año, las 24 horas del día y muy al pendiente de que no se salgan las cosas de control. Yo por supuesto que a mí me lastima y me duele cuando llega haber una incidencia delictiva y que afecta el patrimonio de una persona o a su integridad física". "Eso me enerva, me molesta, al igual que también a los ciudadanos. Pero nunca nos cruzamos de brazos, nunca dijimos no va pasar nada en Puebla. Siempre hemos estado al pendiente".