Niños visitan al padre ‘Manuelito’ en el panteón

Berenice Villalobos Ramos, encargada del albergue que fundó el sacerdote José Manuel García hace 16 años, manifestó que cada 2 de noviembre asisten al lugar para arreglar su tumba con flores y rezar.
El albergue del padre manuelito ofrece estancia a menores de 3 a 12 años que sean hijos de internos o ex internos del Cereso.
El albergue del padre manuelito ofrece estancia a menores de 3 a 12 años que sean hijos de internos o ex internos del Cereso. (Haide Ambriz Padilla )

Torreón, Coahuila

Berenice Villalobos Ramos, encargada del albergue del padre Manuelito informó que cada dos de noviembre los niños visitan el panteón, le traen ofrendas florales, arreglan su tumba y rezan, para regresar al albergue.

"Venimos a visitar al padre Manuelito, traemos a los niños de la casa hogar que él fundó hace 16 años. Fue en el año de 1999 cuando se fundó el albergue. Actualmente se atiende a 31 menores en el albergue del padre Manuelito, el día de hoy nos acompañan en el panteón la mitad, 15 menores".

En 1988 se construyó el edificio con capacidad para 30 niños y 30 niñas con 2 dormitorios, sanitarios, lavandería, comedor y cocina.

Berenice Villalobos señaló que el albergue del padre manuelito ofrece estancia a menores de 3 a 12 años que sean hijos de internos o ex internos del Cereso, proporcionándoles una formación integral basada en valores, así como atención médica, psicológica, educativa y cultural para propiciar su sano desarrollo.

El Albergue del padre Manuelito nace de la inquietud del sacerdote José Manuel García Guajardo, mejor conocido por los laguneros como el padre Manuelito, quien dedicó buena parte de su vida sacerdotal a atender a los reclusos del Cereso de Torreón, a través de la Pastoral Penitenciaria, de la cual fue Presidente Nacional.

"Durante ese tiempo el Padre Manuelito se percató de que muchos niños vivían con sus padres o madres dentro del penal, en un ambiente adverso y promiscuo que los estaba dañando, de ahí surge la idea de construir un lugar donde esos pequeños pudieran ser albergados, cuidados y educados con valores, por el tiempo que durará la reclusión de sus padres".

El terreno en el que se construyó el edificio del albergue está ubicado a un costado del Cereso de Torreón, en la calle El Salvador 1367, en el Fraccionamiento Latinoamericano y le fue donado al Padre Manuelito por el Gobierno del Estado en 1987.