ENTREVISTA | POR ALICIA RIVERA

Hoy, 20 años después, Ismael sabedescifrar los planos de ingeniería "y me encargo de materializarlos".

"Empece a los 11, como un niño peón"

albañil, construcción, construcciones, albañiles, obra, edificación, CLV
Construyendo toda una vida. (Alicia Rivera)

Naucalpan

Como peón, es decir, encargado de acarrear el material al maestro albañil, carpintero o herrero, Ismael comenzó a trabajar en la industria de la construcción a los 11 años de edad, hasta llegar a ser maestro de obras.

"Aprendí a descifrar los planos que me da ingeniero y me encargo de materializarlos".

TE RECOMENDAMOS: Albañiles tomaron la cruz cristiana como su patrona

El joven maestro de 31 años de edad, que ha trabajado en obras grandes como la construcción de un hospital del IMSS en Querétaro y un hotel de siete niveles en Veracruz, dijo sentirse satisfecho con su la labor del albañil, aunque sea rudo y arriesgado, "es que cuando queda terminada la obra es algo muy bonito muy agradable, ver los grandes edificios, hoteles, casas u hospitales".

Originario de Tepic, Nayarit y con estudios hasta primero año de secundaria, Ismael dijo que tuvo que empezar a trabajar por la pobreza en que vivía su familia y las carencias.

Hoy vive en el municipio de Villa del Carbón del Estado de México, donde pudo comprar un terrenito para su familia y poco a poco está construyendo su casa, "porque gracias a Dios, lo que nos pagan sirve para la comida".

Precisó que un peón puede ganar desde mil 400 hasta mil 700 de sueldo a la semana, lo que depende de su rendimiento, en tanto que el "media cuchara", percibe de mil 800 a 2 mil pesos; el albañil, que ya domina las técnicas de la construcción, tiene un sueldo de 2 mil 200 a 2 mil 400 a la semana y el maestro de obras gana 3 mil.

El albañil va a donde están las obras, por ello Ismael vivió 3 años en Querétaro, donde construyeron el hospital del IMSS y seis meses en Veracruz, aunque esas son solo algunas de las edificaciones en las que ha colaborado y para no pagar renta, muchos duermen en la obra.

Tanto le gusta su trabajo que no le molestaría que sus dos hijos varones, también se dediquen a la albañilería y por ello ya los lleva a las obras, para que trabajen en sus vacaciones como peones.

Ahora trabaja en la construcción de un edificio habitacional en la colonia Santa Cruz del Monte de Naucalpan, que tendrá cinco niveles y proyectan concluir en un año.

Ismael comentó que podría ganar un poco más de dinero si trabajara por su cuenta, pues sabe hacer remodelaciones, utilizar la tabla roca, mármol, electricidad, plomería, "sé de todo, pero a veces hay gente que requiere y a veces no, te puedes quedar hasta dos semanas sin trabajar, por eso me gusta más en las obras, porque la es un trabajo continuo, aunque ganes un poco menos".


MCLV