No es de alarmarse aumento de violencia en BC

Mientras a nivel nacional los homicidios disminuyeron en un 15 por ciento, en BC estos delitos aumentaron, recordó el coordinador del proyecto "Justicia en México", Octavio Rodríguez
Instalaciónes de la Policía Estatal Preventiva en Tijuana
(Gabriela Martínez)
Octavio Rodríguez, investigador y coordinador del proyecto “Justicia en México” de la Universidad de San Diego (Milenio Radio)

Tijuana

Pese a que un estudio de la Universidad de  San Diego (USD) arrojó que Baja California es el único estado en México en el que hubo un incremento de homicidios, específicamente en la ciudad de Tijuana, especialistas afirmaron que la población no debe alarmarse.

En entrevista para Milenio Radio, el investigador y coordinador del proyecto "Justicia en México", Octavio Rodríguez, afirmó que a diferencia del resto del país, el quinto reporte anual sobre violencia y narcotráfico realizado por la universidad indicó que la violencia aumentó.

“Hubo una reducción aproximadamente del 15 por ciento a nivel nacional, sin embargo, llamó la atención el incremento para la cifra de homicidios para Baja California y particularmente para Tijuana”, dijo.

No obstante con los resultados del estudio, el investigador reiteró que no es momento para que la población y los representantes de asociaciones civiles e iniciativa privada se alarmen ante estos números, pues no regresaría a los niveles de inseguridad que se registraron en 2008 y 2009.

“Es un hecho el repunte en el número de homicidios, pero yo no creo que sea momento para alarmar y decir que las cosas van a cambiar; pero eso sí, hay que recordarlo, no hay que cantar victoria hasta que los problemas no se resuelvan y como hemos visto, lo que se creía que iba en descenso y un logro de las autoridades y la sociedad civil, vemos que está modificándose”, apuntó.

Agregó que la violencia se ha dispersado en el país y que el incremento de la violencia en el caso de Baja California y la reducción en el resto del país, no significa que sea un fracaso de las autoridades.

“La violencia ha ido dispersándose en México. Hace algunos años no veíamos tanta violencia en estados como  Coahuila o Nuevo León, o sea, no podemos decir que la disminución sea una victoria o un resultado de las políticas públicas acertadas de la autoridad, pero tampoco podemos decir que el nuevo incremento de violencia se deba a un fracaso de éstas”, argumentó.