Amenazada calidad y el abasto del agua del sur de Tamaulipas

El informe advierte que el daño es provocado por la contaminación que genera el uso de químicos agrícolas, descargas de industrias, residuales e incluso la intrusión marina.
El agua en zonas subterráneas corre el riesgo de afectar a la población que la consume.
El agua en zonas subterráneas corre el riesgo de afectar a la población que la consume. (Prisiliano Jiménez)

Tampico

De acuerdo con un estudio cuyos resultados se publican en el Diario Oficial de la Federación, en el sistema acuífero del sur de Tamaulipas existen algunas zonas con mala calidad del agua subterránea, provocada por la contaminación que genera el uso de agroquímicos, descargas industriales, manejo inadecuado del agua residual, y por el fenómeno de la intrusión marina.

Según se indica, "existe el riesgo potencial de que la intrusión marina incremente la salinidad del agua subterránea en la zona de explotación, y consecuentemente el agua marina pudiera migrar hacia las zonas de agua dulce, lo que provocaría que la calidad del agua subterránea se deteriore, hasta imposibilitar su utilización sin previa desalación".

Se advierte que ello implicaría elevados costos y restringiría el uso del agua, "lo que sin duda afectaría al ambiente, a la población, a las actividades que dependen del agua subterránea y el desarrollo económico de la región", por lo que se recomiendan medidaspara contener esta problemática.

En la publicación del DOF, con fecha del pasado miércoles 18 de mayo, se dio a conocer el resultado de los estudios técnicos de las aguas nacionales subterráneas del acuífero zona sur, mismo que comprende a los municipios de Tampico, Ciudad Madero, Altamira y parte de Aldama y González.

Su volumen de extracción es de 2.4 millones de metros cúbicos anuales. El principal usuario del agua subterránea es el público urbano, que extrae el 48.64 por ciento; le sigue el agrícola con el 41.02%; para uso industrial se extrae el 5.23%; el doméstico representa el 1.43%; el pecuario extrae el 1.38%; el de servicios extrae el 1.31% y el 1.00 por ciento se destina a la acuacultura.

RIESGO DE CONTAMINACIÓN Y DETERIORO DE LA CALIDAD DEL AGUA

El informe explica que "existen algunas zonas del acuífero con mala calidad del agua subterránea, provocada por la contaminación generada por el uso de agroquímicos, descargas industriales, manejo inadecuado del agua residual, y en algunas porciones del acuífero por el fenómeno de la intrusión marina". Y añade: "En el acuífero costero zona sur, se tiene el riesgo potencial de que la intrusión marina incremente la salinidad del agua subterránea en la zona de explotación, cercana al litoral y próxima a la interfase salina".

Lo anterior, en caso de que la extracción intensiva del agua subterránea provoque abatimientos tales que ocasionen la modificación e inversión de la dirección del flujo de agua subterránea y consecuentemente el agua marina pudiera migrar hacia las zonas de agua dulce.

Ello, se apunta, "provocaría que la calidad del agua subterránea se deteriore, hasta imposibilitar su utilización sin previa desalación; lo que implicaría elevados costos y restringiría el uso del agua, que sin duda afectaría al ambiente, a la población, a las actividades que dependen del agua subterránea y el desarrollo económico de la región".

Se expone que en el acuífero existe disponibilidad media anual de agua subterránea para otorgar concesiones o asignaciones; "sin embargo el acuífero debe estar sujeto a una extracción, explotación, uso y aprovechamiento controlados para lograr la sustentabilidad ambiental y prevenir su sobreexplotación".

Sin embargo, de acuerdo a lo publicado por el Diario Oficial de la Federación, persiste el riesgo de que la demanda supere la capacidad de renovación del acuífero.

Esto, con el consecuente abatimiento del nivel de saturación, disminución o desaparición del caudal base, la evapotranspiración, o la descarga del acuífero hacia los esteros, lagunas y el mar, el incremento de los costos de bombeo, así como el deterioro de la calidad del agua subterránea, en detrimento del ambiente y de los usuarios de la misma.

Por lo anterior, la Conagua recomienda suprimir la veda establecida en el distrito de Llera y declara de utilidad pública la construcción de las obras que lo formen y la adquisición de los terrenos necesarios para alojarlas y operarlas.

El organismo decreta el ordenamiento procedente para el control de la extracción, explotación, uso y aprovechamiento de las aguas subterráneas en toda la extensión del acuífero sur.

Demanda integrar el padrón de usuarios de las aguas subterráneas, conforme a los mecanismos y procedimientos que establezca la Comisión Nacional del Agua. Acuerdo que entrará en vigor al día siguiente de su publicación.