Observatorio del agua ratifica a su dirigencia

Cumple dos años el órgano ciudadano que aporta ideas para resolver la crisis de agua en Los Altos y todo el estado.

Guadalajara

Juan Guillermo Márquez Gutiérrez, Antonio Gómez Reina y Mario López, respectivamente coordinador y responsables del área técnica-científica y social del Observatorio Ciudadano para la Gestión Integral del Agua en Jalisco, han sido ratificados para desempeñar esos cargos en los siguientes dos años, luego de aprobarse por mayoría de los vocales del cuerpo colegiado que asistieron ayer a la reunión en el módulo de la Universidad de Guadalajara en San Juan de los Lagos.


“Queremos enfrentar el riesgo de que el observatorio sea desviado de su función hacia el bien común, en apoyo a los temas económicos, y por eso debemos garantizar la continuidad”, opinó el vocal de los silvicultores, Luis Antonio de Alba.

José Luis López Parra, de la Univa, destacó el reto de visibilizar los temas de agua y de convencer a los medios de comunicación que incluyan en sus agendas esa cobertura, pues aunque no tiene la potencial espectacularidad de los accidentes de tránsito o los desastres, su carencia o su contaminación repercute de forma más profunda y duradera en el destino de las comunidades humanas.

El representante del Foro Ganadero, José del Refugio Muñoz Pérez, consideró medular lograr la cancelación del trasvase del río Verde a la cuenca del Lerma (río Turbio) porque no se justifica sacrificar a una región altamente productiva, como la alteña, a una ciudad (León) donde “tienen agua a lo méndigo”, pues las presas de la zona están llenas. “Seríamos compartidos si les faltara y a nosotros nos sobrara, pero no es de ese modo”, indicó.

Los responsables de las áreas técnica y social presentaron informes del trabajo, que acredita la inviabilidad del proyecto El Zapotillo-León. Por su parte, el vocal Enrique Carmona Pedraza –único que se abstuvo de votar la ratificación – pidió se analicen nuevos decretos federales para renovar concesiones de agua en la meseta alteña. El decreto genera escepticismo en el resto de los vocales, que ven en las medidas de la Conagua una trampa a los pobladores para vencer las resistencias al proyecto de trasvase.