Brotes de violencia son oscilatorios: Adrián de la Garza

El ex procurador de Justicia señala que el crimen organizado siempre está al acecho y es labor de la autoridad seguir combatiéndolo.
Adrián de la Garza es precandidato a la alcaldía de Monterrey.
Adrián de la Garza es precandidato a la alcaldía de Monterrey.

Monterrey

Los brotes de  violencia como el que se vive en la ciudad, son "picos" que seguramente seguirán presentándose porque el proceso de cimentar la seguridad social en el estado tiene una tendencia oscilatoria, afirmó el ex procurador de Justicia, Adrián de la Garza Santos.

Lo importante es que la autoridad no se descuide, para evitar que pudiera presentarse una generalización de la inseguridad, aunque lo consideró poco probable.

La tendencia a altibajos no es nueva, pues se ha presentado en los últimos años con frecuencia, según recuerda de su época como procurador.

“Teníamos tendencias oscilatorias, se empezaba a generar un poco de violencia, se seguían las investigaciones correspondientes, se lograba detener a sujetos o personas o grupos que hacían alguna actividad delictiva, se baja esta actividad,  se avanza. La delincuencia organizada siempre está al acecho y haciendo lo que es su trabajo, y el trabajo de las instituciones de seguridad es evitar que esto suceda”, puntualizó el ex funcionario.

Tras señalar que la detención de los directivos de la agencia Maia Eventos fue el resultado de un trabajo institucional, y no mérito particular mientras estuvo al frente de la Procuraduria, De la Garza Santos consideró que la ola delincuencial es un repunte ocasional, pero no algo que esté creciendo.

 "Si se fijan, cómo se ha comportado la incidencia en un par de años, es oscilatorio”.

Destacó que si bien  repuntó en los últimos meses algo de incidencia delictiva, homicidios o situaciones de alto impacto, no es ni por asomo lo que se venía dando en años anteriores, como para pensar que todo el trabajo que se ha hecho institucionalmente por Gobierno del Estado, se vaya a caer.

De la Garza Santos considero que estos “picos” o “crestas” de incidencia delictiva son definitivamente menores a los que se presentaron durante los años más cruentos de la lucha contra el crimen organizado y la inseguridad.

Pero no se debe bajar la guardia. “Si descuidamos el tema de seguridad, se puede volver a tener problemas. Es un trabajo que tiene que ser constante, nunca podemos decir que ya terminamos el trabajo. Siempre atentos, siempre trabajando, los organismos institucionales para que den buenos resultados", dijo.