‘Adaptación metabólica’ sabotea la pérdida de peso

El fenómeno se presenta en personas a dieta, por la reducción de la leptina, lo cual motiva aumento de la sensación de hambre y hace más lento el metabolismo.
El fenómeno es común entre las personas que luchan contra el sobrepeso.
El fenómeno es común entre las personas que luchan contra el sobrepeso. (Especial)

Guadalajara

Uno: Ha probado dietas para bajar de peso sin resultado. Dos: Empezó a perder kilos pero luego se estancó. Tres: Abandonó el régimen. Cuatro: 'Moría' de hambre y comenzó a comer más. Cinco: Adelgazó y luego vino el rebote... ¿Le es conocido alguno de estos casos? Todos son enormemente comunes entre las personas que luchan contra el sobrepeso. Aquellas a quienes con gran facilidad se les acusa de 'falta de voluntad', sin saber que la obesidad es una enfermedad muy compleja, e incluso los médicos ignoran muchas de sus aristas. Una de ellas es la "adaptación metabólica", fenómeno que sabotea la pérdida de peso hasta del paciente más decidido.

La doctora Donna Ryan, presidenta electa de la World Obesity Federation, con sede en Chicago, EU, explicó que la adaptación metabólica se presenta en las personas que al ponerse a dieta y hacer ejercicio, bajan de peso y pierden grasa... pero al mismo tiempo baja el nivel de leptina, una hormona contenida en el tejido adiposo que interfiere con la saciedad y el gasto energético.

"Cuando se pierde 15 por ciento del peso corporal, los niveles de leptina van a caer drásticamente, no sólo ese 15 por ciento, sino 65 por ciento. Ésta es la hormona que le dice al cerebro que perdió grasa y el cerebro lo interpreta como inanición y reduce su tasa metabólica", expuso la especialista entrevistada en esta ciudad.

Diversos estudios han confirmado que este fenómeno puede conducir a la recuperación del peso corporal. Sucede que al estancarse la pérdida de kilos o comenzar a ganarlos de nueva cuenta "el paciente debe comer menos porque su tasa metabólica es más lenta y esto es peor, porque el cuerpo sigue enviando señales de hambre al cerebro", apuntó.

Este fenómeno se presenta en el 100 por ciento de los pacientes y mientras más pierda peso, mayor la compensación, dijo. "Hay variaciones entre algunas personas es menos, en otras más, pero sencillamente es una respuesta biológica que causa una recuperación lenta de peso".

Por tanto consideró necesario hablar con los médicos "sobre una nueva manera de pensar en la obesidad", destacó la entrevistada, tras señalar que de seguir utilizando viejas formas para atender esta enfermedad, "vamos a seguir obteniendo los mismos malos resultados".

Ryan visitó nuestro país, invitada por IFA Celtics, para encabezar capacitaciones a médicos de Guadalajara, Monterrey y la Ciudad de México, sobre el papel de "biología de la obesidad", de la cual ha desarrollado vasta investigación.

"Lo primero que debemos comprender es que no es una cuestión de falta de voluntad en nuestros pacientes, quienes están batallando para perder peso. No tienen problemas de voluntad, tienen problemas con su biología. Su biología los está confrontando. Sabemos que desarrollan sobrepeso y obesidad por una causa genética la cual ha resultado en la 'epidemia' que en Estados Unidos y en México estamos enfrentando", apuntó.

Donna Ryan comentó que un manejo serio del padecimiento debe considerar todos estos procesos químico-biológicos y bajo ese enfoque formular el tratamiento para poder ayudar a los pacientes que no logran bajar de peso. Este manejo de la obesidad incluye el uso de fármacos. "La lógica de los medicamentos es ayudar. Los pacientes comen porque tienen hambre, y al intervenir en la biología podemos evitar esa sensación y reforzar la intención del paciente por comer menos".

Entre los medicamentos disponibles en nuestro país para tal fin se encuentra la fentermina, cuya acción consiste en bloquear la señal de hambre en el cerebro y con ello evitar que se presente la adaptación metabólica. Esta sal requiere estricta prescripción médica, pero no son hormonas.

La fentermina está disponible en diferente dosis, incluida una opción de liberación prolongada, que debe responder a las necesidades de cada paciente y por lo tanto el tratamiento es individualizado. Su autorización es para pacientes mayores de 16 años.

Otra opción es la cirugía bariátrica, indicada para ciertos pacientes, quienes al ser sometidos a este procedimiento reportan cambios hormonales que los hacen menos susceptibles a la acción de la leptina.

Sin embargo, la especialista fue enfática al señalar que la obesidad "es una enfermedad crónica y debemos considerar nuestros abordajes no como algo curativo, sino sostener nuestro abordaje a largo plazo; antes no lo hacíamos así, el paciente perdía peso y luego sobrevenía el problema de la adaptación metabólica. Ahora lo que intento es convencer a los médicos de ayudar a sus pacientes de una manera diferente, que nuestros pacientes no se culpen a sí mismos por no poder bajar más".

De hecho, este desconocimiento de la biología de la obesidad motiva el fracaso de tratamientos y hace pensar a los pacientes que el médico tampoco está de su lado, que lo juzga. Una percepción que también se va a modificar con el nuevo enfoque, invitó.

Asimismo, la presidenta electa de la World Obesity Federation compartió que el combate a la obesidad comienza con la prevención e igualmente importante es fortalecer la política pública para generar ambientes saludables y revertir hábitos derivados de la forma de organización y exigencias de nuestras sociedades.

Claves
Obesidad y adaptación metabólica

México es el segundo país, detrás de EU, con mayor número de adultos con sobrepeso y obesidad: siete de cada diez.

México ocupa el primer lugar mundial de obesidad infantil... y EU el segundo.

La obesidad es una enfermedad compleja que está asociada a otras 14 enfermedades que son causa de muerte, entre ellas diabetes, hipertensión y varios tipos de cánceres.

94% de las personas con obesidad han intentado perder peso

Los médicos deben descartar la idea de que es fácil perder peso y grasa sólo con las reducciones de alimentos y hacer ejercicio: Esto ignora el funcionamiento biológico del organismo.

Ante la pérdida de peso y grasa, el organismo intentará compensarla; un fenómeno llamado adaptación metabólica.

Al disminuir la leptina, hormona contenida en el tejido adiposo se envía la señal de inanición: el cerebro 'ordena' señales de hambre y hace lento el metabolismo para mantener reservas de grasa.

Estos procesos químico-biológicos deben ser considerados en el tratamiento integral de la obesidad

Fuente: Donna Ryan, M.D, presidenta electa de la World Obesity Federation

SRN