Material de Abengoa provoca movilización en Temacapulín

Vecinos reclaman al presidente municipal de Cañadas su "tibieza" ante la llegada de estructuras del acueducto que llevaría el agua a la ciudad de El Bajío.
El pasado fin de semana llegó maquinaria y materiales de la empresa
El pasado fin de semana llegó maquinaria y materiales de la empresa (Especial)

Guadalajara

El pasado fin de semana, los vecinos de Temacapulín, que se oponen al anegamiento de su poblado por las aguas de la presa El Zapotillo, construida para abastecer por medio de un acueducto a la ciudad de León, Guanajuato, se movilizaron y reclamaron airadamente a sus autoridades municipales por la llegada de maquinaria y materiales de la empresa transnacional Abengoa, que ha recibido la concesión para tender la tubería de más de 139 kilómetros de longitud. Los defensores de Temaca exigen que el material sea retirado.

"El sábado por la tarde, 17 de diciembre, llegó un tráiler de Abengoa con un tubo gigante de aproximadamente 15 metros de largo y 2.5 metros de ancho al crucero de Cañadas de Obregón, para el acueducto El Zapotillo-León. Los habitantes de Temacapulín inmediatamente se pusieron en estado de alerta y hablaron con el presidente municipal, Juan Gabriel Ramírez Becerra, quien les dijo que no habían sido avisados ni notificados y que están en su derecho de vía federal, a lo que los de Temaca le respondieron que no importaba eso, sino que es territorio municipal, que es su espacio político", dijo el asesor legal de los quejosos, Guadalupe Espinoza Sauceda.

Los pobladores afectados, encabezados por el vocero de Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, Gabriel Espinoza Íñiguez, le reclamaron al alcalde que se deje convencer con una antena para teléfonos celulares que la empresa le habría prometido, "esto es como el beso de Judas y las 30 monedas por el acueducto", añadió.

La gran tubería tiene los sellos de Abengoa, de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y de la empresa del Servicio de Agua Potable de León (Sapal). Los miembros de la resistencia contra la megaobra plantean que se trata de una provocación, por lo que le advirtieron al primer edil que "sabrán qué hacer" para afrontarlo, añadió el abogado.

La situación surge en medio de un renovado conflicto con la Oficina de Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (Unops), instancia que realiza un estudio sobre la disponibilidad de agua en la región y otros productos para facilitar el diálogo en torno al megaproyecto; los colectivos rompieron diálogo tras un desencuentro el pasado viernes 16 de diciembre, debido a que se apersonaron en el pueblo dos miembros de la agencia de Naciones Unidas sin avisar al colectivo, lo que consideraron una falta de respeto.

Ayer entregaron dos cartas sobre el tema en la oficina del proyecto Jalisco Sostenible Cuenca del Río Verde, en Guadalajara. "... agradecemos comprenda nuestra postura frente al estudio que ustedes desarrollan en Jalisco respecto a la problemática generada por la presa El Zapotillo y el tema del agua en nuestra región. Aunque alguna vez compartimos algunas ideas sobre su trabajo, en últimas fechas nos damos cuenta que no garantiza el respeto a los derechos humanos. Por tanto, en asamblea comunitaria se ha decidido no establecer ninguna reunión con su equipo de trabajo, ni en público ni en privado", señala la misiva, formada por la presidente del comité, Abigail Agredano, y el vocero, Gabriel Espinoza.

Reitera que es poco profesional y poco sensible enviar emisarios sin previo aviso, cuando ya estaban abiertas las condiciones para hacerlo el 7 de enero. "...sepan que no son bienvenidos a Temacapulín por falta de respeto a nuestra libertad y por violentar la paz y armonía de nuestras familias".