Activista de San Fernando sí tenía protección

El vocero de Seguridad dijo que elementos estatales vigilaban la casa de Miriam Rodríguez e indicaron que el implicado en el asesinato de su hija está en prisión, por lo que descartaron una relación. 

Tamaulipas

El gobierno de Tamaulipas negó omisión en el crimen de la activista Miriam Rodríguez Martínez, quien fue asesinada anoche en su domicilio por un comando.

El vocero de Seguridad del estado, Luis Alberto Rodríguez, dijo que por indicaciones de la Comisión de Derechos Humanos local se realizaban rondines de seguridad tres veces al día en el domicilio de la representante del colectivo de desaparecidos de San Fernando.

Miriam Elizabeth se convirtió en activista a partir de la desaparición de su hija Karen Alejandra.

Tras iniciar su propia investigación logró localizar los restos de Karen en una fosa clandestina, y la identificación de los implicados en el asesinato.

Enrique Yoel Rubio Flores fue imputado de haber participado en el homicidio y desaparición de la hija de Miriam Rodríguez y fue recluido en el penal de Ciudad Victoria.

TE RECOMENDAMOS: Asesinan a activista de San Fernando, Tamaulipas

Luego de conocerse el asesinato de la luchadora social, algunas versiones apuntaban a que el homicidio pudo relacionarse con la fuga masiva de internos del penal de Ciudad Victoria, registrada a finales de marzo.

Al respecto, el gobierno del estado precisó que no existe relación entre la evasión de los internos y el asesinato de Rodríguez Martínez, pues Yoel Rubio se encuentra recluido en dicho penal.

“Rubio Flores está sujeto a formal prisión por los delitos de secuestro agravado, asociación delictuosa y violación a la Ley de Inhumación y Exhumación, todos del fuero común”, detalló el vocero quien agregó que la PGR no ha consignado al interno por el delito de delincuencia organizada.

El vocero de Seguridad admitió que Miriam Elizabeth acudió directamente a la Comisión Nacional de Derechos Humanos a pedir protección luego de la fuga en el penal, pues en el reporte inicial se manejaba el nombre de Yoel Rubio entre los evadidos.

Ante la solicitud de la activista, la CNDH turnó la solicitud a la instancia local lo que derivó en una serie de rondines de vigilancia realizados tres veces al día en el domicilio de la víctima, los cuales continuaron “incluso a pesar de tener la certeza plena de que Enrique Yoel Rubio estaba en prisión”.

En conferencia de prensa el vocero agregó que se tenía conocimiento de que Miriam Rodríguez se había quejado de no recibir atención por parte de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas, instancia a la que pidió en varias ocasiones medidas de protección.

El funcionario recalcó que el gobierno de Tamaulipas sí le brindó atención y seguimiento a las demandas de la activista respecto a su protección y al caso de su hija asesinada.  

“Un hecho concreto es qué hay 9 procesados, 7 hombres y 2 mujeres, entre ellas una menor de edad, con relación al secuestro y homicidio de su hija. De igual manera tenía permanente atención por parte del Instituto Estatal de Atención a Víctimas, tanto para sus requerimientos como para los de otras personas por quienes intermediaba”, puntualizó el vocero. 


JERR/ELGH/nerc