Empresa no paga daños; encarcelan a empleado

Debido a que Aceros Lozano no ha pagado las afectaciones que causaron a una grúa en la construcción del estadio de Rayados, el operador que causó el accidente fue detenido.
La familia de Luis Gerardo Méndez Leija, trabajdor de Aceros Lozano, está conmocionada y no se explica por qué se encuentra detenido si se debió a un accidente laboral.
La familia de Luis Gerardo Méndez Leija, trabajdor de Aceros Lozano, está conmocionada y no se explica por qué se encuentra detenido si se debió a un accidente laboral. (Marcela Perales)

Monterrey

A nueve meses de los hechos, la empresa afectada por la caída de una viga de 40 toneladas sobre una grúa que participaba en los trabajos de construcción del nuevo estadio del Club de Futbol de Monterrey, no ha sido indemnizada, mientras que un presunto responsable se encuentra detenido.

El accidente ocurrió el pasado 27 de marzo, cuando una viga que era sostenida por la empresa Goimsa Grúas y Servicios SA de CV cayó sobre otra grúa perteneciente a la empresa Grúas Internacionales SA de CV causando daños que ascienden a los 4.5 millones de pesos.

El representante legal de Grúas Corsa (Grúas Internacionales SA de CV), Luis Carlos Treviño Arce, informó que su cliente aún no recibe el pago de la empresa Aceros Lozano, que fue la que proporcionó las vigas en mal estado.

“Jurídicamente hemos avanzado, pero en términos del pago y la reparación de los daños que se causaron, estamos en la misma situación, lamentablemente.

“Aceros Lozano no se ha responsabilizado de los hechos ocurridos, no obstante ya estamos en una etapa ya casi judicializada de esta investigación, y que desafortunadamente trae como consecuencia que una persona, obrando a título de culpa, no en forma dolosa, esté recluida en una celda cuando éste es un problema de un daño a un bien”.

La denuncia de hechos en contra de quien resulte culpable fue interpuesta el pasado 15 de mayo ante el Agente del Ministerio Público Investigador en turno del Segundo Distrito Judicial en el Estado.

Tras presentar la querella con número de expediente 2372/2014, la Procuraduría Estatal realizó una serie de peritajes, en los que adjudicó la responsabilidad al entonces Gerente de Operaciones y Montaje de Aceros Lozano, Luis Gerardo Méndez Leija.

“Desafortunadamente esta persona, en cumplimiento de su labor, obrando con alguna parte de culpa, de forma culposa, no tuvo el cuidado de verificar el estado en el que estaban estas bandas. 

“La empresa no tuvo ese cuidado, desafortunadamente esta persona es el encargado del montaje de la obra y es en contra de quien se tiene que enderezar esta acusación”.

Fue el pasado jueves 4 de diciembre, cuando Méndez Leija fue detenido por la Policía de Guadalupe, en donde se encuentra recluido.

El acusado solicitó una ampliación de término constitucional de tres días para demostrar su inocencia, sin embargo, a pesar de ser empleado de Aceros Lozano, la compañía se deslindó de responsabilidades.

“Yo estuve presente el día de la audiencia personalmente acudí, platiqué con él, observé que llegaron abogados de carácter particular, me imagino que enviados por la empresa Aceros Lozano, pero él fue asistido en la audiencia por un defensor público, de oficio. Eso me hace suponer que hasta ahorita no se ha responsabilizado en lo que hace a su defensa la empresa Aceros Lozano”.

El abogado defensor de Grúas Corsa señaló que conforme al nuevo sistema de justicia penal, el acusado deberá pagar el monto de los daños, de lo contrario, podría quedar formalmente preso.

“Si se llega a acreditar el juicio de responsabilidad penal, que él obró de forma culposa y que si tiene responsabilidad en los hechos, se tendría que decretar en su contra una sentencia condenatoria y además de condenarlo a años de prisión, se le condena también al pago de la reparación del daño”.

La situación mantiene inconforme a Grúas Internacionales SA de CV, una vez que ni el acusado, ni Aceros Lozano, empresa a la que pertenece, han liquidado el monto de los daños por 4 millones 500 mil pesos.

Treviño Arce argumentó que la compañía cuenta con el seguro necesario para cubrir el tipo de responsabilidad.

“Ellos conocen el expediente, conocen el expediente, conocen la naturaleza de los montos que la propia Procuraduría determinó en cuanto a la evaluación de los daños y lo único que queremos de parte de ellos es que se responsabilicen civilmente de esta situación y que procedan al pago de la reparación del daño”.

Será este lunes cuando la situación de Méndez Leija quede resuelta.


Familia pide justicia

La familia de Luis Gerardo Méndez Leija, el empleado de Aceros Lozano SA de CV que fue detenido por la caída de unas vigas en la construcción del nuevo estadio del Club de Futbol Rayados, exige que el caso se esclarezca y que el trabajador sea deslindado de responsabilidades.

Méndez Leija fue detenido el miércoles de la semana pasada, al ser acusado de los hechos en donde una grúa de Grúas Internacionales SA de CV (Grúas Corsa), resultó con daños ascendentes a los 4.5 millones de pesos.

Al trabajador se le fincó la responsabilidad, porque presuntamente era el gerente de Operaciones y Montaje, sin embargo su esposa, María de los Ángeles Álvarez Rangel señaló que Méndez se desempeñaba como soldador y ese día recibió órdenes de un encargado de la obra.

“Él no es licenciado de operaciones de nada, él es un empleado, en la nómina él aparece como un empleado más en Aceros Lozano, era soldador, montador de Aceros Lozano.

“El arquitecto que estaba a cargo en ese momento fue el que le dijo que subiera esa pieza, lo que hizo Luis fue obedecer órdenes, es como dicen, a él lo manda a alguien más”.

Según el representante de Grúas Corsa, su defensa no ha recibido la indemnización por parte de Aceros Lozano, mientras que la familia tampoco cuenta con recursos para solventar el daño.

“Por qué dejaron que pasara esto, que pasara tanto, según esto del accidente hace nueve meses, entonces todo esto lo pudieron arreglar antes de que el obrero llegara a estar preso por nada”.

Méndez Leija tiene cuatro hijos, el menor de un mes de nacido.

Su esposa señala que la situación ha sido difícil sin el ingreso familiar.

“La verdad es muy difícil la situación, tengo un mes apenas de haberme aliviado, no se me hace justo que él esté ahí, al final de cuentas él es un empleado más, él no tenía por qué estar encerrado.

“Mis muchachos estudian, ahorita tengo a uno en la prepa, otro en la secundaria, la niña todavía usa pañales y el que acaba de nacer, cómo le hacemos aquí”.