Denuncia CADHAC abusos a mujeres en autobuses

El personal de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos y las víctimas dejaron entrever la posibilidad de que se traten de casos en donde exista la trata de personas.
Ya son tres los casos conocidos y una denuncia interpuesta.
Ya son tres los casos conocidos y una denuncia interpuesta. (Foto: Sandra González)

Monterrey

Choferes de autobuses de las empresas Frontera y Estrella Blanca encontraron un modus operandi para realizar violaciones y abusos sexuales a pasajeras que se dirigen a Monterrey, principalmente a quienes vienen del centro del país a trabajar a la entidad, denunció este domingo Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos (CADHAC).

Acompañados de una de las víctimas y de otra más que escapó del intento de violación, Consuelo Morales, directora de CADHAC; Jackie Campbell, colaboradora de la organización; y el abogado Alejandro Sánchez, lanzaron una alerta, pues ya son tres los casos conocidos y una denuncia interpuesta.

Los hechos ocurrieron entre los días 4 y 5 de enero de este año, cuando "Sandra", nombre ficticio de la víctima para cuidar su identidad, salió del estado de Hidalgo con destino a Monterrey, pero en Pánuco, Veracruz, la unidad en la que viajaba sufrió una avería, y ella y los pasajeros tuvieron que ser cambiados de camión a uno de la misma empresa con el número económico 7277.

Sin embargo, al llegar a Ciudad Victoria, Tamaulipas, fue obligada a bajarse y a ingresar al camarote del segundo autobús con engaños, y es ahí donde ocurrió el abuso.

"El chofer me dijo que me metiera al camarote porque adelante había inspectores y lo iban a multar con dos mil pesos, y le dije 'aquí traigo mi boleto', pero dijo 'sí pero tú no eres de este camión', y me tuve que meter al camarote; ahí es donde se me fue encima, me golpeó, me quitó la ropa, abusó de mí".

Lo anterior ocurrió en la madrugada, y fue hasta las 5:00 horas cuando arribaron a Monterrey, sin embargo, el presunto agresor de nombre Jorge Hernández no le permitió que descendiera y le informó que sería llevada a Nuevo Laredo, en Tamaulipas.

Sandra logró escapar gracias a que le dijo a sus agresores que en Monterrey había dos primos elementos del Ejército Mexicano que la esperaban en la central de autobuses, y de no verla comenzarían a buscarla, fue entonces cuando la liberaron en calles aledañas.

Este no es el único caso. Acompañadas de Cecilia González, amiga de la víctima, otra mujer, también de Hidalgo y quien se identificó como "Lorena", reveló que choferes de la citada empresa, también intentaron abusar de ella, pero no cayó en el engaño, además de que fue ayudada por otros pasajeros del autobús.

Al parecer se trata de un modus operandi que han encontrado los conductores de autobuses para abusar de mujeres que vienen a trabajar a Monterrey y que por ello son víctimas fáciles, pues no tienen familia en la entidad, ya que los casos conocidos son siempre en el trayecto a Nuevo León.

Incluso, tanto el personal de Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos como las víctimas dejaron entrever la posibilidad de que se traten de casos en donde exista la trata de personas, al ser obligada a ir a Nuevo Laredo.

"Me arrebató mi celular y me quiso quitar una foto mía; encontró una foto en donde estoy tacones y pantalón. Me dijo 'te ves muy bonita', yo le dije '¿para qué la quieres?, eres casado', y dijo 'mi esposa no se va a dar cuenta', y en ese momento me mostró cuánto traía en efectivo, traía como 20 mil pesos, y dijo 'todo esto me lo gané en un rato', e insistía 'vamos a Nuevo Laredo, yo te invito'", señaló la víctima.

Pese a que la denuncia fue interpuesta el 7 de enero y existían pruebas físicas, la autoridad no actuó inmediatamente y hasta la fecha no ha habido detenidos, ni avances en las indagatorias de la Agencia Estatal de Investigaciones, que además ha revictimizado a "Sandra" poniendo en entredicho la acusación.